Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Mar .- El General José Carlos Beltrán, director general de Derechos Humanos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) afirmó este sábado que al Ejército no le espanta rendir cuentas.
En los últimos días el Ejército volvió a entrar en polémica con la detención el 29 de febrero de un mecánico en un ejido de Tierra Blanca, Veracruz, por presuntamente ordeñar combustible a Pemex.
El hombre, identificado como Víctor García, fue encontrado muerto el 2 de marzo con huellas de tortura; la familia negó que fuera un traficante y afirmó que fue tomado como integrante de esa red por la herramienta que llevaba.
Por ese hecho, un oficial fue consignado al Juez Militar por el Ministerio Público Militar en colaboración con el Ministerio Público de la Federación, además, al menos una veintena de militares son investigados.
“Somos respetuosos y nos atenemos a disposiciones nacionales e internacionales en el tema de derechos humanos”, planteó el militar en su participación en el Noveno Foro de Justicia y Paz, organizado por Jóvenes por la Paz en la Universidad Intercontinental.
“No nos espantamos de rendir cuentas, o no nos preocupamos por cumplir en exceso; es por cumplir con México”.
Además, afirmó que los tribunales militares son eficaces.
“Los conceptos de los tribunales militares son muy diferentes a los ordinarios, porque la mayoría de las denuncias sí se castigan, se atienden y van a una sentencia condenatoria”, aseguró.
“Y esto se da por la propia disciplina, porque estamos obligados a castigarlos y corregirlos, y ser ejemplar y rápido, que se sancione al militar responsable”.
En su mensaje reprochó que las autoridades civiles hayan dejado de hacer su trabajo y, como consecuencia, las tropas hayan tenido que salir a las calles a combatir la criminalidad.
Aun así, negó que exista en el País una militarización y afirmó que las detenciones de civiles que realizan los soldados las llevan a cabo a petición expresa de una autoridad ministerial e inmediatamente los infractores son puestos a disposición.
“Las fuerzas armadas participan en auxilio y en apoyo de la seguridad pública de las fuerzas civiles, de las autoridades civiles; es decir, las detenciones que hacemos, las participaciones que hacemos, junto con las autoridades ya sean federales o locales, es por una petición expresa, y más aún en el caso de los delincuentes, son puestos inmediatamente a disposición de la autoridad competente.
“Si fuera militarización, si nosotros investigáramos y sancionáramos por nuestra cuenta bajo una condición de excepción, es decir, si las tropas detuvieran, investigaran, enjuiciaran, sancionaran a esos delincuentes y todavía los internaran en prisiones militares, hablaríamos de militarización”, expuso el General.
El militar argumentó que las tareas del Ejército en las calles se llevan a cabo porque las autoridades civiles dejaron de hacer su trabajo.
“Alguien dejó de hacer su trabajo, alguien dejó de cumplir con esto, y quizá sean los que deben de ser llamados a rendir cuentas, pero a veces es más una cuestión mediática llamar a las fuerzas armadas a que rindan cuentas y acusar al Ejército, cuando quien originó esa situación jamás es llevado a un tribunal internacional o no es llevado ante las comisiones internacionales de derechos humanos”, reprochó.
Para Beltrán, en el Ejército existe una sensibilidad especial en el concepto de derechos humanos, dentro y fuera del instituto armado.
“La condición de fuerzas armadas es garantizar la seguridad, hay que atender presiones, riesgos y amenazas a la seguridad nacional a efecto de permitir siempre el desarrollo integral de la Nación, y para eso es la excepción de regirnos por condición especial”.
Por otro lado, José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C., llamó a los ciudadanos a ser más participativos para evitar la violencia.
También destacó la importancia de las fuerzas armadas en el combate al crimen organizado.
“No hay que olvidarlo, que éstas han pagado una elevada cuota por su servicio, en término de muertos y desaparecidos, los cuales parecen olvidados por nuestra sociedad”, criticó el penalista.
“Las fuerzas armadas están en labor de seguridad pública no porque así lo hayan decidido éstas, sino que su intervención es constitucional. En México ha habido una ausencia de esquemas de responsabilidades y de efectiva rendición de cuentas, por lo que son factor fundamental en esto, la corrupción y la impunidad”.
En el foro participaron organizaciones como Construir la Paz y Reformar la Justicia, la Unión Nacional de Padres de Familia, Alianza de Maestros A.C., A Favor de lo Mejor y Movimiento Blanco, entre otras.