Guadalupe González Madrigal, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro (Acocen), dijo que el grueso de los clientes de muchos establecimientos ubicados dentro del primer cuadro de la ciudad, son transeúntes que van pasando a pie, siendo los menos quienes por su dinámica comercial, tienen como mercado meta la gente que se desplaza en vehículo.

Puntualizó que en el caso de los comercios más grandes, o aquellos donde la gente pasa mayor tiempo –como un restaurante–, sus propietarios sí suelen hacer convenios con estacionamientos públicos a cambio del pago de una cuota fija mensual, porque tienen altos volúmenes de visitantes, manejan mercancía voluminosa o tienen que cubrir ciertos requisitos referentes al área de aparcamiento.

González Madrigal precisó que los comercios pequeños no tienen dificultad para establecer este tipo de convenios, pueden acudir a cualquier estacionamiento público y acordar una tarifa de pago preferencial para sus clientes, a los cuales se les sella su boleto si realizan una compra, y a cambio reciben una hora gratis de estacionamiento o les cobran más barato que la tarifa normal.

Apuntó que a los establecimientos más grandes, el Código Municipal les exige que dispongan de lugares de estacionamiento para que puedan acomodar los vehículos que están a su servicio y los de sus visitantes, si se les dificulta hacerlo por cuestión de espacio, pueden exhibir un contrato con estacionamiento público que les brinde este el servicio; la mayoría de los negocios pequeños están exentos de esta disposición.

Finalmente, la presidenta de la Acocen manifestó que no existe una estadística sobre el porcentaje de los comercios que han realizado este tipo de convenios y cuántos carecen del mismo, pero a grandes rasgos, solamente quienes por sus condiciones de venta o su manejo con los clientes así se les exige, buscan hacer este tipo de acuerdos.