El buen manejo de Xavi Razo sobre el circuito del Óvalo Aguascalientes México, se vio opacado el fin de semana en la Súper V8 por la intensa batalla que se vivió en lo que fue la quinta fecha de Súper Copa Telcel.

Razo, quien partió en la competencia desde el cuarto lugar, buscó hacerse del primer sitio rápidamente, marcando apenas en la vuelta tres su mejor registro con un tiempo de 58 segundos, 128 milésimas.

Sin embargo, el buen paso del originario de la Ciudad de México, se vio mermado por varios factores, entre ellos un problema mecánico en el Mercedes #50 Plan DN-III-E, auto conmemorativo de los 50 años del programa de asistencia de desastres.

“Arrancamos en buena posición, un problema mecánico en el auto #50 nos impidió seguir avanzando con más velocidad pero aun así pudimos remontar lo más posible rescatando un decimosegundo puesto que para nada nos deja contentos, seguiremos trabajando para las carreras que vienen buscando mejorar y alcanzar la victoria”, mencionó el integrante de la escudería del Sargento Bravo.

Además del pequeño desperfecto, otra de las circunstancias que impidió al capitalino finalizar en un buen sitio la prueba fue la excesiva agresividad de los contendientes sobre la pista, tanto en carrera como en las re-arrancadas, lo cual ocasionó daños en su unidad restándole aún más velocidad.

“Considero que la agresividad de la mayor parte de los pilotos fue desmedida y la organización debe hacer algo para evitar este tipo de situaciones ya que la mayoría de los autos sufrieron daños y la competencia se vio disminuida”, comentó Razo.

De esta manera y tras una dura batalla, Xavi Razo y el Sargento Bravo miran ahora a lo que será su próximo objetivo, la sexta fecha de la Súper V8, la cual tendrá como sede Pachuca, Hidalgo, del 15 al 17 de julio.