No hay razón jurídica para que Caasa pierda la concesión

La apuesta es mejorar el servicio sin enfrentar un juicio: Cortina

Es inviable que el Ayuntamiento pueda recuperar la concesión del agua, ya que sería difícil asumir las consecuencias económicas, y en la prestación del servicio que implica, señaló el secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso, luego de los señalamientos que al respecto de este título, y la negativa al amparo que promovió la empresa, hiciera el diputado Jesús Rangel.

“Se requiere de un estudio muy grande en este tema, no es cosa fácil, porque la concesión jurídicamente está otorgada y aprobada por el Congreso del Estado; no es así como decir retírensela y ya. Por el mismo título trae consecuencias en perjuicio del municipio; siendo un asunto tan delicado, y después de tantas administraciones que han querido intervenir, a lo que se ha llegado es quizá a mejorar el servicio, a llegar a algunos acuerdos, a algunas imposiciones o sanciones”, señaló.

La apuesta, dijo, es a mejorar el servicio sin tener que enfrentarse a un juicio por el tema de la concesión; insistió en que no hay razón jurídica para revocar el título de concesión, que sería un rescate, ya que durante todos estos años no se ha encontrado.

“Fuera de lo que ya se ha intentado, que no ha funcionado para hacerlo, si hay alguien que tenga otra razón lo podemos aceptar; todos los acercamientos son bienvenidos, nada más hay que recordar que las leyes no son retroactivas en perjuicio de los particulares, y como sea, Proactiva CAASA es un particular, si se puede hacer para mejorar el servicio, porque se trata de un servicio público”, apuntó.

El funcionario municipal enfatizó que el rescate no es la única salida, ya que la prioridad, y lo que interesa a la población es una mejor prestación del servicio; por ello dijo no es conveniente desgastarse en especulaciones jurídicas, aunque es importante estudiar las posibilidades que se tiene para no descartar todo lo que vaya en beneficio de la población, respecto a la dotación del vital líquido.

“Tiene la aprobación de la fuerza estatal, es muy difícil que desde el municipio se vaya a conseguir revocar o rescatar este documento; ha intentado ser invalidado por muchas administraciones y no se ha podido, de las mejoras medidas que se han tomado son las que se determinaron en octubre pasado para mejorar el servicio de agua. El primer intento de rescate se dio en 1996 y se consiguió mejorar las cualidades de la concesión, pero a cambio de extender 10 años más la propia concesión; lo que se ha hecho después sin extender la concesión, ha mejorado como estaba en un principio, pero nunca se ha podido organizar un rescate”, recalcó.