Se sigue prestando el servicio de trasporte público en unidades que ya rebasaron su vida útil, que marca el Código Urbano; el 22% de las unidades (1.221), siguen circulando a pesar de que ya venció el modelo.

Contados al cierre del mes de mayo, de 3,855 taxis, todavía 758 están fuera de norma, es decir, el 20% que ya debería estar fuera de circulación; en el caso de los camiones urbanos, de las 700 unidades autorizadas, 236 se encuentran fuera de norma, esto es el 34%.

De las 454 combis, 41 ya son viejitas y sólo representan el 9%; de los 34 suburbanos, 25 violan la normatividad y representan el 74%; de las 428 unidades de transporte de personal, 119 están fuera de norma y significan el 28%; de las 79 unidades de transporte escolar, cinco circulan ilegalmente y significan el 6%; en cuanto al transporte de carga ligera, de las 69 unidades, 37 deberían ser renovadas, esto es el 54%.

En todas las modalidades de transporte público, hay 1,221 fuera de norma, que deberían sacarse de circulación y representan el 22%.

De acuerdo con el Artículo 1090 del nuevo Código Urbano, debe sancionarse con multa de 20 a 100 días de salario mínimo, a los titulares de concesiones, permisos o autorizaciones, que en la prestación de este servicio excedan la antigüedad máxima permitida o que se encuentren en malas condiciones mecánicas, físicas o de operación. Además de la sanción económica, las unidades deben ser retiradas de la circulación, lo que no sucede.

Los camiones urbanos sólo pueden circular con una antigüedad de hasta 10 años; los taxis, de hasta seis años; las unidades de carga ligera tienen un tope de 15 años; las combis, de 10 años de antigüedad.

En el Artículo 986, se establece que los vehículos del servicio público de transporte local de pasajeros y de carga, en sus diversas modalidades, deberán tener señalado en los costados y en la parte trasera, el número económico de control asignado, lo que no sucede en muchas unidades; los números son cubiertos con la publicidad que portan.