La glorificación de la violencia que se hace en todo lo que nos rodea, ha provocado un doble discurso respecto a la muerte; mientras que en el país se tienen tradiciones de burlarse de lo que implica más allá de la vida, con una figura bien marcada como es la Catrina, no se tiene una preparación para afrontar la pérdida de un ser querido, pese a que con la mayor accesibilidad a los medios electrónicos, es posible ver este tipo de escenas en toda circunstancia y a toda hora, lamentó el autor de “La Partida”, Alberto Chimal, quien presentó este compendio que habla de la muerte, dirigido a niños y jóvenes, principalmente.
“Son cuentos unidos por diseño editorial, que abordan la muerte como algo inevitable, como una cuestión que merece ser tratada con respeto o sinceridad, a través de una narrativa infantil y juvenil, donde se hace a un lado los índices de violencia. Este es un tema muy triste, porque hay una doble moral o discurso; se oculta el hecho de que se discuta la glorificación de la violencia por todas partes, no sólo en videojuegos o películas, está dejándose influir en las relaciones sociales proyectando frustraciones o preocupación con actos violentos”, resaltó.
El escritor destacó que la muerte es una figura muy importante, sin embargo, se desvirtúa porque el adulto en redes se manifiesta violento, arrogante, agresivo ante la gente, ya sea en temas de política, literatura, de espectáculo; hay una repulsión y atracción hacía la violencia difícil de explicar, enfatizó.
“Se da un aspecto de conducta muy perniciosa, cualquier esfuerzo es uno que nos hace mucha falta para acabar con la violencia; siempre hay una dificultad en cualquier cultura para aprender esta realidad de la vida, lo que implica la muerte; que se deba abordar con seriedad y acompañar a los niños en ese aprendizaje y descubrimiento del mundo. El problema es que ahora los padres tratan de enchufar a los niños con la tableta o la televisión, para que no molesten, para no asumir la responsabilidad que les toca, pese a que hay influencias más allá del entorno familiar, es la primera responsabilidad”, enfatizó.
Alberto Chimal señaló que los medios de comunicación no son buenos ni malos, potencian las posibilidades de pensamiento; en el caso de las redes sociales y en Internet en general, destacó que se está dando un problema contemporáneo, y es el hecho de que las personas muchas se siente protegidas por la barrera que les da la pantalla, y el hecho de que piensan que no tienen que atender a normas de la vida de una relación que implica afrontarnos unos frente a otros.
“Es un comportamiento inconsciente que se está dando, creyendo que no hay consecuencias de sus actos; desde hace 20 años las generaciones están creciendo con ese doble rasero. Sin satanizar la herramienta tecnológica, debemos ser responsables nosotros de los ataques que se hacen en línea, pues eso se debe a la gente que ejecuta acciones, no al medio en sí”, indicó.