Tras destacar la importancia de crear conciencia para dar un uso razonable al vital líquido y de fomentar la cultura del uso de agua tratada, el titular del Inagua, Guillermo Saúl Rivera, advirtió que aún se sigue extrayendo más agua de la que se recarga y en consecuencia, se registra un déficit anual de 365 millones de m3.
A pesar del costo que tiene tratar el agua a través de las plantas, se desdeña su uso, cuando debería canalizarse a las áreas verdes y al riego de determinados cultivos, en vez de vaciarlas al río San Pedro.
El estado cuenta con 2 mil 500 pozos registrados, 420 destinados al agua potable, es decir un 16%; 50 al sector industrial (2%) y 2 mil 30 al sector agrícola (82%).
En algunos pozos ubicados en el municipio de la capital, se extrae el agua a 600, 400 y 300 metros de profundidad; los mantos acuíferos ubicados en la entidad presentan un nivel de disminución de 10 centímetros a cuatro metros por año; el abatimiento promedio anual es del 1.5 metros.
Hay cinco mantos acuíferos: Valle de Aguascalientes, que es el de mayor volumen y que abastece al 80% de la entidad; Calvillo; Chicalote-Asientos; El Llano y Venadero.
¿Volumen total de la extracción y recarga en el estado?
En 1960 el acuífero tenía un nivel de extracción de 33 metros cúbicos y el último dato que se tiene registrado es del 2010, que es de 170 metros.
Cada año se extraen 485 millones de metros cúbicos y la recarga que existe de forma natural en un año pluvial favorable es de alrededor de 120 millones de metros cúbicos, lo que indica un déficit de 365 millones de m3.
Afortunadamente, de acuerdo a los datos proporcionados por la Comisión Nacional Agua, el promedio de precipitaciones pluviales acumuladas para el mes de agosto es de 381 milímetros; sólo en agosto se registraron 449.1 milímetros, lo que vendrá a beneficiar la recarga natural del acuífero.