Rubén Cardona Rivera, presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, informó que a los 43 servidores públicos que laboran en este organismo se les respetarán sus derechos ante la próxima disolución del mismo; añadió que en la reforma se prevé que se respetarán sus derechos laborales, ya sea mediante la sustitución que se pudiera dar si la persona cubre los perfiles y requisitos que la Ley Orgánica del Poder Judicial requiere para ser funcionario en ese instancia, o bien con un finiquito por cierre del centro de trabajo.

Detalló que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a nivel federal creó una instancia llamada órgano implementador de la reforma, mismo que ya está en funciones y va a marcar la pauta a todos los estados y coadyuvará con los poderes estatales para hacer la transición; “ya se está enviando la primera información de estadísticas y de cómo está funcionando actualmente la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, para ellos buscar uniformar los procedimientos y los criterios para dar pie a ese paso”.

Cardona Rivera sostuvo que se está empezando a caminar este proceso de transición; “en febrero de 2018 tienen que estar listas las leyes que señalen cómo se va a hacer la transición (…) actualmente la Constitución ya señala qué es lo que se va a hacer en cuanto al trámite de expedientes por parte del Poder Judicial”.

Como la Secretaría del Trabajo es el órgano rector en la materia, se espera que el proceso comience primero a nivel federal y sucesivamente en los estados; añadió que hay expedientes que están en trámite, para ellos la reforma establece que van a seguir siendo atendidos y que se van a resolver conforme a la leyes vigentes al momento en que se presentan las demandas y en las juntas que están en funciones.

Para concluir, el presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje señaló que se prevé que los nuevos juzgados laborales iniciarán con una estadística cero, captando los nuevos asuntos, y el órgano actual seguirá funcionando, concluyendo los asuntos que están en trámite, como se hizo en la reforma penal.