Leonardo Márquez Alvarado
 El Heraldo

El tema de equidad de género en la distribución de candidaturas partidistas enmascara la falta de práctica de la democracia al interior de los partidos políticos, censuró el empresario Humberto Martínez Guerra, quien lamentó que se haga a un lado capacidad y trayectoria para forzar la paridad de candidaturas hacia mujeres.
Dijo que el hecho de apartar espacios para las mujeres es por sí sola una falta de respeto hacia el género femenino, pues está convencido de que su capacidad y talento no está en duda, y en todo caso son los partidos los que deben dar apertura a que compitan en condiciones de equidad.
Enfatizó que si hubiera democracia interna en los partidos políticos no habría necesidad de establecer candados para garantizar la equidad de género en las posiciones, porque habría oportunidades reales para mujeres y hombres.
Consideró que la ocupación de candidaturas por imposición hacia un género es un riesgo que atenta contra la democracia misma, porque se dejan de lado capacidades y méritos, que deben ser los puntos fundamentales para ofrecer la oportunidad a un aspirante, sin importar que sea mujer u hombre.
Manifestó que la paridad de género debe darse en una verdadera igualdad para que haya oportunidades justas a hombres y mujeres a fin de que participen en las precandidaturas, y el hecho de que estas decisiones generen polémica y conflictos al interior de los partidos da muestra, de nueva cuenta, que los partidos políticos se han vuelto maquinarias ineficientes que dejaron de considerar a la población desde hace mucho tiempo.
Indicó que este tipo de situaciones generan que la opción de las candidaturas ciudadanas sea una alternativa que atrae a más ciudadanos al advertir que los partidos no ejercen la democracia.