Los honorarios de servicios notariales no son caros por sí solos, sino que el encarecimiento lo genera el pago de impuestos que conllevan los trámites inherentes, afirmó el presidente del Colegio de Notarios del Estado de Aguascalientes, José Luis Perales de León.
La gente debe dejar atrás el temor de acudir con el notario por un alto costo que llegara representar el cubrir trámites pendientes, pues su consulta no debe implicar un costo por sí mismo, al considerar que los fedatarios son servidores públicos.
Expuso que la gente debe recurrir a los notarios con la visión de dar certeza a la protección de su patrimonio, donde vale más gastar dinero en hacer un testamento, que dejar en incertidumbre a nuestros familiares cuando las personas fallecen. “No debemos heredar problemas al morir”, dijo.
En ese sentido, indicó que el gremio tiene la intención de no solicitar un ajuste a la alza en los aranceles establecidos por el pago de sus honorarios, al considerar que en este momento no es conveniente elevar sus tarifas.
Argumentó que se vive un momento económico de gran relevancia, donde es tiempo oportuno de regularizar la posesión de viviendas y bienes inmuebles, y efectuar compra de viviendas, derivado del congelamiento del porcentaje del cálculo del Impuesto sobre la Adquisición de Bienes Inmuebles (ISABI) en todos los municipios.
Explicó que por parte del Ayuntamiento de Aguascalientes se autorizó la exención del impuesto ISABI para los casos en los que se dan donaciones o sucesiones testamentarias hacia hijos o conyuges, como una oportunidad de favorecer la regularización de la posesión del patrimonio de las familias, cuando fallece el titular de estos bienes.