Pequeños pacientes abandonan tratamiento contra el cáncer por decisión de sus padres, empeorando así su condición. Ricardo González Pérez Maldonado, oncólogo pediatra del Hospital Hidalgo, lamentó que en ocasiones los papás son engañados y optan por tratamientos alternativos que supuestamente ofrecen mayores posibilidades de curación, pues ello implica un factor de riesgo muy importante para los infantes, ya que posteriormente es más difícil que respondan de manera positiva a las quimioterapias.
Sostuvo que las únicas modalidades de tratamiento para niños con cáncer son la quimioterapia, radioterapia o cirugía; lamentablemente –dijo– en muchas ocasiones los padres de familia se dejan seducir por métodos alternativos que ofrecen una curación más corta y menos dolorosa.
Ricardo González indicó que cuando se detecta algún abandono, por medio del área de servicio social se busca a los familiares de los pacientes para tratarlos de persuadir para que vuelvan; se les da una sola posibilidad de regresar, ya que mientras más tiempo pase después de un abandono, menos posibilidades existen de curación.
Puntualizó que para evitar que los padres de los menores aquejados por el cáncer se dejen seducir por los métodos alternativos, durante el diagnóstico se busca ser realista, nunca se les dice un número respecto a los meses de sobrevivencia o porcentaje de posibilidades de curación, pues los médicos “no son magos, ni dioses”, si bien, se hace lo posible por llegar a la curación en el número más alto de pacientes.
Finalmente, el oncólogo pediatra del Hospital Hidalgo manifestó que una vez que los padres de familia han entendido la situación de sus hijos, deben firmar una carta de comprensión del diagnóstico y el tratamiento que llevarán, sólo entonces de les hace un pronóstico de las posibilidades que tienen los menores de salir adelante, tratando de insertar en la familia el mayor optimismo posible.