En estos casi tres primeros meses del año, no ha cerrado ninguna empresa transportista ni hay camiones detenidos, luego de que la Canacar había previsto que podría ser un comienzo de año complicado, dijo en entrevista Roberto Díaz Ruiz, presidente estatal de esta Cámara.
El único golpe fuerte que recibieron los transportistas fue el del primero de enero con el incremento de alrededor de dos pesos por litro, que según comentó Roberto Díaz, todavía no salen de las consecuencias económicas que éste les generó, sin embargo, no implicó el cierre de ninguna de las empresas.
“Curiosamente ocurrió lo que en muchas ocasiones no había ocurrido, la mayor parte de las empresas han estado aceptando los incrementos en el precio del servicio para poder seguir operando, porque estaban en riesgo de parar muchas empresas”.
Precisó que los transportistas de ninguna manera pueden absorber al 100% los incrementos del diésel sin que esto tenga una repercusión directa en el costo del servicio que ofrecen, aunque sin duda sí buscan generar algunos ahorros y ajustes con el fin de adaptarse a las condiciones.
Aunque no hubo cierres en este principio de año, los transportistas siguen en riesgo latente si se llegara a dar otro incremento significativo en los combustibles; por lo pronto, Díaz Ruiz precisó que lo importante es preservar las fuentes de empleo, pues la Canacar a nivel nacional genera directamente más de 3 millones de empleos y se habla de dos millones más indirectos.
A diferencia de la demanda que esperaban para estos primeros meses del año, el líder de los transportistas aseguró que ha estado similar a los años anteriores, principalmente en las fronteras.
“En Nuevo Laredo no han bajado los 6 mil 300 cruces diarios en ambos sentidos y así están las demás fronteras, así que ojalá las cosas sigan caminando; hasta ahorita ha sido más ruido que nuez”.
En cuanto a la llegada de la competencia para Pemex, la apertura de estaciones de gasolina de otras empresas ayudará indudablemente a regular el costo del combustible, lo cual favorecerá a los particulares y al gremio que él representa, precisó Roberto Díaz.
“El monopolio yo creo que en ninguna parte ha cumplido con las expectativas que la sociedad tiene de él”.