Los ex secretarios de quien fuera gobernador del Estado, Luis Armando Reynoso Femat, y que fueron denunciados ante la entonces Procuraduría General de Justicia por actos de corrupción, “no podrán ser aprehendidos porque los jueces negaron las órdenes de aprehensión”, afirmó Óscar González Mendívil, fiscal general del estado.
Explicó que hay algunos procesos en los cuales, la solicitud de orden de aprehensión fue negada y lo que sucede generalmente con esos asuntos es que se regresan al ministerio público para que, si tienen nuevos elementos, los manifiesten y se podrá continuar con la investigación pudiendo solicitarla en un segundo momento.
Agregó que “hay otras ocasiones en las que los elementos con los que se contaba cuando se presentó ante el juez y éste, estimó que no eran suficientes como para expedir una orden de aprehensión”, dejando a la Fiscalía sin la posibilidad de aprehender a los indiciados en diversos expedientes vinculados con el entonces gobernador del estado”.
En conferencia de prensa, en la que minutos antes el rector de la UAA y el Fiscal firmaron un acuerdo de colaboración, González Mendívil dijo que lo que sucede comúnmente en ese y cualquier caso, la orden de aprehensión es la única manera en que nosotros podríamos haber actuado, y al no haberla, no se pueden detener.
Y hablando sobre el tema de las órdenes de aprehensión en el nuevo sistema de justicia, dijo que en cuanto a su expedición no ha cambiado nada, sigue habiendo posibilidad de solicitarla, se las dan y las ejecutamos. “El tema es que el sistema tradicional la única forma de garantizar la presencia de un inculpado en un juicio era a través de la prisión preventiva por eso se solicitaban y los delitos por los cuales se solicitaba una orden de aprehensión eran amplios numerosos y variados”.
En cambio, en el nuevo sistema es que hay muchas formas de garantizar la presencia del inculpado en las audiencias, como por ejemplo, ir a firmar, otorgar fianza, el establecer compromiso de no agredir, compromiso de no acercarse a una distancia específica, no salir del estado, avisar cuando haya cambio de domicilio, avisar cuando se cambie de trabajo y una de ellas es la orden de aprehensión, cuando no está detenido y cuando el delito así lo amerita.
En el anterior sistema, la propia ley decía cuál era la regla para aplicar la orden de aprehensión y hoy, la prisión preventiva tiende a ser más oficiosa, y porque son pocos los delitos en donde a los presuntos responsables se les aprehende como en los casos de secuestro, trata de personas, entre otros y cuando las características de la naturaleza del caso te permiten solicitarlo.