CDMX.- Su nombre es el sinónimo de una leyenda viviente de Hollywood… pero Robert Redford no es afecto a las etiquetas.
Es más, en entrevista, dice que lo que más le gusta que le digan -dentro y fuera de los sets de filmación- es que es un “buen ser humano”.
En la víspera de su cumpleaños número 80 (que es el jueves), el ganador el Oscar afirma que, a diferencia de otros colegas, a él sí le gusta celebrar su cumpleaños.
“Dicen leyenda y me dan escalofríos… Nunca personifiqué a un súper héroe convencional porque no me veía con ese tipo de acepción en mi carrera. Las referencias hacia mí eran que si era rubio, bien parecido, ¿y la actuación qué? Estuvo en segundo plano por mucho tiempo.
“Crecí como actor y productor de una forma dura, aprendiendo y dándome de topes. Llego a mi cumpleaños y celebro que tengo la vitalidad para seguir trabajando y compartir con mi familia momentos sagrados. Cada día de mi vida es aprendizaje, con mis amigos, mis hijos, mis nietos y mis seres queridos. Jamás me cansaré de aprender”, expresa Redford.
Icono de la pantalla con el fulgor de estrellas de la talla de Steve McQueen, Charlton Heston, Paul Newman o Marlon Brando, Charles Robert Redford Jr. (nacido el 18 de agosto de 1936 en Santa Monica, California) no está cómodo con haber protagonizado cintas que hoy son clásicos, como Todos los Hombres del Presidente, El Golpe, El Candidato, Butch Cassidy y The Sundance Kid, por mencionar un sólo puñado. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorEnloquecen a fans
Artículo siguienteLes dará pelea