El director general del ISSSSPEA, Alejandro Ibarra Romo dejó en claro que los burócratas pensionados no pueden trabajar en el servicio público, ni aunque sean contratados por honorarios, de hacerlo están obligados a suspender el cobro de su pensión.
Y además, a regresar al ISSSSPEA el monto recibido de las pensiones por el tiempo que laboraron en el gobierno municipal o estatal, y de carecer del total de la cantidad que se determine, el instituto les descontará quincenalmente una parte de su pensión, hasta que cubran el monto total, una vez que deje de trabajar.
El funcionario argumentó que ello, con fundamento en los artículos 77 y 85 de la Ley del ISSSSPEA, donde se establece que es incompatible la percepción de una pensión con el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión en la entidades afiliadas al ISSSSPEA, es decir, en dependencias estatales o municipales.
Y el artículo 85 precisa que, en caso de que un servidor público beneficiado con la pensión continúe en servicio o reingrese a trabajar perteneciendo afiliado al instituto, la pensión quedará suspendida.
Interrogado sobre el artículo que establece expresamente que en tal caso el burócrata debe regresar el importe de la pensión cobrada, Ibarra Romo destacó que desde el momento en que la ley lo establece como incompatible, la persona debe regresar la pensión que cobró.
Pero además, aclaró, a cada burócrata que se pensiona se le da a firmar un oficio en el que se le aclara que si quiere volver a trabajar, debe solicitar la suspensión de la pensión y en el documento acepta que podrá cobrársele las que en todo caso hubiera cobrado, estando en tal situación.
Los pensionados saben que si quieren trabajar, deben renunciar a la pensión y si no lo hacen, tendrán que rembolsarle al instituto la pensión cobrada, reiteró el funcionario.