Por Juan Antonio de Labra

El Gran Premio de Malasia podría ser la última oportunidad para que Nico Rosberg se convierta en Campeón del Mundo, ya que la rivalidad que mantiene con su coequipero de la escudería Mercedes, el Lewis Hamilton, tendrá uno de sus mejores capítulos este domingo en el circuito de Sepang, donde el inglés consiguió la “pole” con un tiempo de 1:33.074, y buscará arrebatarle el liderato a Nico, que lo aventaja por tan solo ocho puntos en la tabla de pilotos.
Y mientras ambos tratarán de hacer una buena largada en la parrilla de salida, sus ingenieros se estarán mordiendo las uñas suplicando que no vayan a tener un incidente, porque en ello les va el campeonato de constructores del que ya podrían coronarse en esta decimosexta cita del calendario en el país asiático.
Así que el Gran Premio de Malasia depara grandes emociones porque detrás de los dos monoplazas de Mercedes saldrá el irreverente Max Verstappen, el joven holandés que apenas ayer cumplió 19 años de edad y está decidido a ganar su segunda carrera del año tras haber conquistado el primer lugar del podio en el circuito catalán de Montmeló, precisamente el día en que Lewis y Nico se tocaron, quedando fuera de la competencia.
Detrás de Verstappen viene su compañero de Red Bull, el carismático Daniel Ricciardo, que no pudo obtener una mejor posición en la clasificación, no obstante que en las últimas carreras ha demostrado una impresionante madurez. El australiano arrancará por delante de los Ferrari, que siguen defraudando a su fanaticada al no haber ganado todavía ninguna carrera en 2016.
Tanto Sebastián Vettel como Kimi Raikkonen quedaron en quinto y sexto lugares, respectivamente, y están implorando que ocurra algún contratiempo entre los Mercedes con la finalidad de ver si de milagro pueden treparse al podio en Malasia, cuyo circuito estrena asfalto y donde cabe la posibilidad de que llueva, obligando a las escuderías a estar muy finas con la estrategia.
“Checo” Pérez hizo una magnífica clasificación y saldrá en séptimo lugar, por detrás de los monoplazas de Ferrari, seguido de su compañero de Force India, el alemán Nico Hulkenberg, y con la seguridad de sumar muy buenos puntos para alejarse de la escudería Williams, que está solo 1 punto abajo en el campeonato de constructores, en el cuarto lugar.
Fernando Alonso tuvo que hacer diversos ajustes a su MacLaren, y partirá desde el fondo de la parrilla debido a las penalizaciones que le impusieron, aunque se espera que el asturiano tenga una buena remontada y demuestre su calidad de campeón a bordo del MP4-31, del que seguramente obtendrá sus mejores prestaciones en la recta final de un campeonato marcado por la hegemonía de los imbatibles W07, las famosas “flechas de plata” de Mercedes.