Es momento de abstenerse en la medida de lo posible de solicitud de créditos o uso de tarjetas de crédito, ya que con la fluctuación del dólar es probable que los intereses se encarezcan aún más, advirtió el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios.
“Tenemos que cuidar nuestros ingresos como familias, pero también el gasto, y sobre todo en lo que son las tarjetas de crédito, y los créditos personales o de nómina, que son muy caros y que se van a encarecer aún más; hay que abstenerse ahorita de solicitud de este tipo de créditos, y mucho menos pensar que la tarjeta de crédito es una extensión de nuestros ingresos”, recalcó.
Detalló que para evitar que se siguiera haciendo el desliz y estuviera arriba de los 19 pesos el precio del dólar, se incrementó la tasa de interés, situación que nos afecta a todos porque todos tenemos algún tipo de crédito, que si no está a tasa fija se encarece el costo del dinero, sin embargo, se hizo con la finalidad de modificar el tipo de cambio, cuyo nivel en el interbancario está a 18.33 pesos.
“Una de las cosas que tenemos que tomar en cuenta es tener información que sea confiable y que sea de fuentes fidedignas, de tal forma que no tomemos decisiones desinformados, que es lo peor que podemos hacer. Necesitamos empezar a ver que la inflación a finales del año pasado fue la más baja que hemos tenido en los últimos 30 años; a pesar del tipo de cambio, el impacto en precios no ha sido como en otras ocasiones que dispara la inflación relativamente”, destacó.
Recomendó asesorarse y buscar en los medios de comunicación confiables, para no dejarse ir por la mala información que genera psicosis; explicó que el dólar se va a estar moviendo en una banda entre los 18.10 pesos y 18.50 pesos de aquí a que se estabilice también el precio del crudo que por el momento oscila los 26 dólares por barril;
“Para el segundo semestre empezaremos a ver niveles de 18 pesos y hasta 17.85 ó 17.90; a final de cuentas también hay beneficiarios en esta situación como son todas aquellas personas que reciben remesas, el año pasado entraron alrededor de 25 mil millones de dólares al país, lo que equivalió a un millón de dólares diarios en Aguascalientes, ese dinero va directamente al consumo, porque las familias que reciben esos dólares van y activan la economía local, si fueran adquiriendo productos manufacturados localmente, sería mucho mejor”, enfatizó.