Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Abr .- La propuesta del Presidente Enrique Peña Nieto para aumentar el límite de portación de mariguana para consumo personal, de 5 a 28 gramos, aumentará el ingreso de los cárteles del narcotráfico, ya que el mercado para conseguir el enervante permanecerá en la ilegalidad.
Así lo aseguró este lunes el senador de Morena, Mario Delgado, quien advirtió que la iniciativa incluso podría derivar en un negocio más lucrativo para las organizaciones criminales, ya que el precio de la droga cannabis podría elevarse.
“Los narcos pueden dormir tranquilos, pues sus ingresos podrían aumentar considerablemente al tener control del producto y una mayor demanda, lo que puede llevar a un aumento de precios”, aseguró.
“El aumento del gramaje no atiende el problema de fondo, pues su suministro para consumo personal sigue ilegal y criminalizado. El mercado este seguirá, como hasta ahora, controlado por el narco; no podemos esperar ningún impacto en la disminución de la violencia ni en la erradicación del narco ni de su poder corruptor”.
El legislador consideró que, con base en los criterios emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), debería considerarse la posibilidad del autocultivo, para evitar que los consumidores recurran al mercado negro.
El senador consideró que la propuesta carece de acciones para la reducción de riesgos y daños, visión de salud pública y fortalecimiento del tejido social.
“Un grave error es que esta iniciativa no plantea prevención y tratamiento, entonces ¿cómo se evitará que la droga llegue a niñas, niños, adolescentes y jóvenes? Y ¿Cómo se tratará a los consumidores problemáticos, cuando requieran tratamientos médicos integrales?”, cuestionó.
Delgado estimó que aún cuando la propuesta de Peña Nieto tiene la virtud de terminar con la prohibición absoluta de cannabis, con fines médicos y científicos, no propone una regulación integral que abarque otros usos, como el industrial y el recreativo.
“No alcanza el piso mínimo que estableció la SCJN, que implica usar marihuana libremente siempre que no se afecten derechos de terceros”, afirmó.
“La propuesta no se basa en los derechos humanos pues el prohibicionismo continuará hasta que no se alcance la visión amplia y de vanguardia expuesta por la Asamblea General de Naciones Unidas para el tema de las Drogas (UNGASS)”.