La pila bautismal del templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced), fue preparada para recibir con el primero de los sacramentos a las pequeñas Patricia Sabina de Luna Jiménez y Paola Desiré Rodríguez Reynoso.
Acompañadas por Laura Patricia Jiménez Ortiz y Jesús Miguel de Luna Rodríguez, así como por Julián Rodríguez Alderete y Mazlinalitl Reynoso de Rodríguez, papás de Patricia Sabina y Paola Desiré, respectivamente, fue que el ministro de Dios vertió sobre las bebitas el agua bendita que las convierte en hijas del Padre Celestial.
En un ritual por demás emotivo, el presbítero pronunció para las chiquitas y lo presentes en señal de beneplácito “Las que han sido bautizadas, de Cristo se han revestido”.
Con este tierno mensaje, dio por concluida la ceremonia y con ese importante motivo fue que la familia de las pequeñas convocaron a sus familiares y amigos a convivir en el salón Eli y brindar por las recién bautizadas y nuevas integrantes de la comunidad católica.

Compartir
Artículo anteriorEl amor es su motivo
Artículo siguienteCelebra XV años