Debe tenerse mayor control sobre la venta de bebidas embriagantes, ya que es detonante de conflictos en colonias de la delegación Insurgentes, señaló el delegado municipal de la zona, David Romo Garza; resaltó que es común que los fines de semana se susciten riñas, y disturbios en los que incluso se han registrado detonaciones de armas de fuego.
“La calle más conflictiva de la delegación es la Abraham González en la Insurgentes, es un polígono de pobreza aunado a que hay muchos puntos de venta de alcohol autorizados por administraciones pasadas, y nosotros vamos a platicar con Reglamentos para ir quitando esos puntos con base en el Código Municipal, si alguien infringe bebiendo alcohol a deshoras de la noche, que se le cancele la licencia, para contribuir a mejorar el índice de delincuencia de la zona; hemos detectado que hay quienes venden a menores de edad, y Reglamentos está muy al pendiente para quitar esos puntos de venta de alcohol, que insisto, son detonantes de conductas delictivas”, señaló.
El funcionario apuntó que se tienen detectados entre cuatro y cinco puntos rojos que deben ser atacados lo antes posible; abarcan principalmente la colonia Insurgentes, Potreros del Oeste y Pilar Blanco, y dijo que es precisamente en estos en donde hay más puntos de venta de alcohol.
“Es un detonante de conductas delictivas, eso lleva a otros vicios y a provocar faltas administrativas; el primer vicio es el alcohol, el cigarro, después ya viene la marihuana, cocaína, el foco y demás. Dentro de las faltas administrativas que más se cometen, van desde orinar en la calle, beber en vía pública; pero los domingos hay problemas con el alcohol, que provocan riñas campales”, resaltó.
El delegado apuntó que hechos delictivos como cristalazos y robo por parte de tumbadores son frecuentes en la zona, e incluso ya se tiene identificados a algunos delincuentes que operan principalmente sobre Agostaderito aprovechando la oscuridad de la noche.
“No es algo nuevo, quienes vivimos en esta zona sabemos cuáles son las calles complicadas, afortunadamente los focos rojos son los mismos, no se ha disparado esta problemática, pero hay que irlos atacando, por ello el municipio tiene que reflexionar, a través del Cabildo, en ya dejar de autorizar lugares de venta de alcohol y hasta hacer una corrección al Código Municipal, porque los expendios no están dejando nada bueno a la sociedad”, enfatizó.