Rebeca Aguilera

El Foro de las Estrellas volvió a sentirse completo con la presencia de una pequeña gigante.
El turno fue para Natalia Lafourcade, una mujer que por sí sola es música absoluta y deleite.
Cientos de emociones se dieron cita desde muy temprano para apartar su lugar y no perderse la oportunidad de verla completamente gratis durante la verbena abrileña.
Hace dos años visitó Aguascalientes con el show “Mujeres Divinas, Las Mujeres de Chabela” donde, siendo de tan corta edad, hizo equipo con artistas de la talla de Regina Orozco, Eugenia León y Lila Downs.
Hace un mes regresó a la ciudad porque tiene familia aquí y desde pequeña le encanta la idea de la Feria de San Marcos, aunque ahora “ya no me dejan pasear, me piden muchas fotos”, comentó la artista en su visita a la tierra de la gente buena.
En conferencia de prensa, Natalia dejó claro que cuando haces lo que amas, no te rindes y sueñas creyendo que va a suceder, sin dejar de intentar, llega sin falta el día en que el universo te paga, y así es como describió su participación en el disco “Dúos” de Juan Gabriel. Dice que soñó, pero jamás creyó que el señor Alberto Aguilera la llamara para invitarla a su casa y hacer música juntos y cantar con alguien de esa talla, “es un capricho que increíblemente el universo me cumplió”, señaló.
Al salir a escena los gritos de alegría por parte del público no se hicieron esperar. Deleitó a sus seguidores con “Desde la raíz”, una canción que implica el desapego familiar, cuando decides que debes irte por cumplir tus sueños y debes dejar lo más importante, tu familia, tu tierra, tus raíces.
Exquisitas expresiones que enamoraban a cualquiera y que llevaban al público a sentir otras dimensiones del amor y el dolor, justo eso mencionó Natalia antes de iniciar su show “la mejor paga para lo que hago: me transporto en el escenario a otros lugares, otras dimensiones… pero no nos vamos solos, como músicos… se va todo el público con nosotros, esa es la mejor de las pagas por hacer lo que amas”.

Compartir
Artículo anteriorAdictos a la música
Artículo siguienteSon esposos