Es notoria y preocupante la falta de capacitación de los abogados para el ejercicio de su profesión en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, afirmó Juan Manuel Ponce Sánchez, magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia.
Al expresar su inquietud por la falta de interés de la mayoría de los profesionales del derecho en la entidad, dijo que en contadas agrupaciones de litigantes se han ocupado verdaderamente por su actualización en conocimientos sobre la nueva forma de impartición de justicia, sin embargo, el resto desconoce, incluso, las formalidades del nuevo sistema, lo que redunda en una deficiente defensa de sus clientes.
Es preocupante la falta de preparación de muchos de los abogados que actualmente están atendiendo juicios en el Nuevo Sistema, dado que, a diferencia del anterior sistema, ahora se llevan a cabo protocolos, formalismos, procedimientos, muy específicos y completamente diferentes, lo que obliga necesariamente a que los litigantes estén perfectamente bien preparados para llevar bajo su responsabilidad los juicios en el sistema acusatorio.
Señaló, por ejemplo, que en el anterior sistema, al ser todo por escrito, los litigantes mantenían ya una forma muy clara de los procedimientos. Ahora, al ser oral, los litigantes tienen que manifestar de forma hablada, la fundamentación sobre la que están sustentando sus procedimientos, y en reiteradas ocasiones, los litigantes desconocen con precisión los articulados del Código Penal, poniendo en evidencia su falta de preparación para ejercer su profesión en este sistema.
“Con frecuencia, las audiencias han tenido que ser suspendidas por los jueces, con el fin de sustituir a la defensa, dado que los litigantes desconocen los procedimientos del nuevo sistema”.
En contraste, destacó el trabajo que han hecho algunas agrupaciones de abogados en la entidad, quienes desde que se conoció la reforma en el 2008, se preocuparon por estar al día de los cambios que hoy son ya una realidad.
Hubo mucho tiempo, hubo años para que los abogados se prepararan, se capacitaran, aprovecharan las oportunidades que hubo antes de la entrada en vigor del nuevo sistema, sin embargo, no lo consideraron necesario y ahora están pagando las consecuencias como el hecho de no defender adecuadamente a sus clientes al grado tal, que los jueces han tenido de pedir el cambio de defensores ante la ignorancia de los procedimientos que establece el nuevo sistema.
Indicó que el Poder Judicial está abierto para impulsar acciones de actualización y capacitación. Es responsabilidad de cada abogado, de cada litigante, su capacitación, sin embargo, ante la gran cantidad de profesionales del derecho que carecen de actualización, es necesario que se lleven a cabo acciones de capacitación orientadas a que conozcan los entretelones del nuevo sistema.
Finalmente, consideró que sin una adecuada actualización, los litigantes se quedarán en el camino y serán relevados por aquellos que sí se preocuparon por su preparación, ya que, si el defensor no cuenta con conocimientos necesarios para la defensa, los propios jueces, al advertirlo, serán quienes los releven de los casos, ya que uno de los principios del nuevo sistema es asegurar al imputado una adecuada defensa, dijo.