David Loji
Agencia Reforma

MONTERREY, NL .- Acura tiene una nueva identidad corporativa y el primer modelo en mostrarla es su camioneta MDX, que ha sido actualizada para el 2017.
El elemento central de la nueva imagen de la marca es la parrilla rediseñada que se deshace de la gruesa barra metálica horizontal característica de los productos del fabricante.
La parrilla no es el único cambio del frente de la nueva MDX, pues sus faros LED, defensa, tapa del motor y salpicaderas han sido rediseñados.
Los rines de aluminio de 20 pulgadas tienen nuevo aspecto, además de que los costados tienen molduras cromadas para los estribos. En la parte trasera hay cambios sutiles como defensa y salidas para el escape de nuevo diseño.
En el interior se pueden apreciar nuevos insertos de madera genuina africana “Black Limba” en acabado opaco y con vetas expuestas.
El freno de estacionamiento ahora es eléctrico y el interruptor está en la parte izquierda del tablero.
El tren motriz no cambia; consiste de motor V6 de 3.5 litros con 290 hp y transmisión automática de 9 velocidades.
Su sistema de tracción integral SH-AWD para mayor agilidad en curvas envía más torque a la rueda en la parte externa de la curva.
El equipo de seguridad es muy completo, pues tiene bolsas de aire para las rodillas del conductor, laterales, tipo cortina y frontales dobles; además se complementa con sistema de monitoreo de puntos ciegos en espejos, sistema para mantener en el carril y advertencia de colisión frontal
También tiene frenado automático para reducir la severidad de colisión y control de velocidad automático adaptivo.

PRUEBA DE MANEJO

Acura presentó la nueva MDX en el Autódromo Miguel E. Abed, en Amozoc, Puebla.
El motor V6 de 3.5 litros destaca por su elevado límite de revoluciones, pues la línea roja de su tacómetro empieza a las 7 mil rpm y llega hasta las 8 mil revoluciones.
Aunque tiene buena entrega de poder a bajas rpm gracias al sistema iVTEC de tiempo y levante variable para las válvulas, este motor tiene un sabor “racing” pues gusta de las altas revoluciones. Conforme se va acercando a las 7 mil rpm su sonido es realmente agradable y se siente robusto hasta el fin.
La transmisión automática de 9 velocidades es un poco lenta para realizar cambios descendentes, con lo que las levas en el volante o “paddle shifters” para control manual son muy útiles para el mejor manejo deportivo.
La suspensión, aunque está calibrada para una marcha suave, muestra una inclinación moderada en curvas y se asienta con rapidez.
El sistema SH-AWD complementa de manera efectiva el manejo, pues para un giro más rápido transfiere más torque a la llanta en el exterior de la curva.
Adicionalmente distribuye fuerza motriz entre el eje delantero y posterior, al igual que entre las llantas izquierda y derecha de acuerdo a las necesidades.
Aunque tiene sistema AWD, el mismo se basa en tracción delantera, pero su funcionamiento es muy transparente; sólo al acelerar para salir de curvas el conductor puede sentir a las llantas frontales impulsando a la camioneta.
La dirección eléctrica es rápida y sorprende la sensación del camino que ofrece.
Los frenos claramente no están diseñados para uso en pista y les vendría bien que los traseros fueran ventilados, además de que un diferente compuesto para las balatas sería recomendable.
La Acura MDX es una camioneta familiar cómoda, pero en pista sorprendió su agilidad, refinamiento de su tren motor y la manera en la que el sistema SH-AWD de tracción integral mejoró su manejo en curvas.