Conmovedor deceso se registró en zona oriente de la ciudad. Un vecino de este sector padecía severa enfermedad y como si no fuese suficiente con esta adversidad, en forma accidental sufrió lamentable caída de la azotea de su vivienda.
Su estado de salud se complicó y durante varios días, los galenos hicieron lo humanamente posible para salvarle la vida. Finalmente, la enfermedad se impuso. El señor dejó de existir.
El infortunado tuvo su última morada en el Fraccionamiento Ojocaliente 1, ya era persona de avanzada edad. Su salud empezó a minarse debido a una grave enfermedad. Su familia decidió internarlo en la Clínica Número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Inicialmente parecía que el tratamiento y medicinas estaban provocando resultados positivos. Incluso, luego de permanecer encamado algunos días, el médico a cargo autorizó darlo de alta.
Ya en casa continuó con la prescripción médica. Esposa e hijos estaban al pendiente a toda hora, brindándole las atenciones necesarias y cuidando que tomase sus medicinas puntualmente.
Entonces ocurrió la accidental caída. Al encontrarse en la azotea, el señor perdió equilibrio y cayó al vacío. De inmediato fue trasladado otra vez a la Clínica 2 del IMSS. Presentaba lesiones pero lo que agravó la salud fue la enfermedad. El pasado viernes, luego de varios días de asirse a la vida, el vecino perdió la vida. Fue un fin de semana triste y de luto desgarrador para la familia. Le sobreviven su esposa y tres hijos. Dicho sea con todo respeto, ojalá encuentren pronta resignación. Descanse en paz.