Tras denunciar que más del 60% del ahorro de los ciudadanos acontece de manera informal mediante tandas, pirámides, se resguarda en la casa o con amigos, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario exhortó a la población ayer desde Aguascalientes, a optar por esquemas formales a través de instituciones bancarias sólidas, a fin de no ponerse en peligro.

Hoy en día operan 47 bancos en el país que concentran 150 millones 410 mil cuentas aseguradas por este Instituto de Protección al Ahorro, las cuales se encuentran salvaguardadas por un fondo para contingencias que asciende a la cantidad de 28 mil 525 millones de pesos, informó el director general de planeación estratégica y procesos del IPAB, Luis Palau Abe.

Al participar en la IX Semana Nacional de Educación Financiera de la Condusef, el funcionario del IPAB explicó a la comunidad universitaria que existen dos tipos de ahorro: el informal y el formal, donde el primero es muy riesgoso porque no se encuentra respaldado por una institución seria como los bancos.

Durante un encuentro con estudiantes de las universidades Autónoma de Aguascalientes y la Cuauhtémoc, Luis Palau Abe los llamó antes que nada a ahorrar para protegerse en el presente y el futuro, y una vez que han tomado la decisión depositar su dinero en bancos que les ofrecen un seguro de depósito, el cual no tiene costo para las personas y al momento que abren una cuenta quedan asegurados por el IPAB.

De acuerdo con la encuesta de inclusión financiera, dijo que el 61% de las personas ahorran de modo informal, lo que significa que dejan sus ingresos en instancias que no les aseguran la permanencia, con el riesgo constante de perderlos si los canalizan a los esquemas de las tandas o pirámides, o aunque los dejen bajo el colchón.

Además, este esquema no puede considerarse como ahorro serio, porque es más momentáneo y no le da certeza hacia el futuro, que permita solventar situaciones de emergencia o de la vejez.

Por esto, dijo que la sociedad debe trabajar seriamente en desarrollar un verdadero hábito del ahorro, en segundo lugar, confiarlos a instituciones sólidas como bancos, aseguradoras o fondos de ahorro.

Luis Palau Abe recordó que el IPAB se creó en el año 1999, con el propósito de dar un seguro a los depósitos de los ahorradores que guardan su dinero en los bancos, hoy en día se cubren a todos los depositantes que tienen ahorros en los 47 bancos que operan en el país.

El IPAB cuenta con un fondo para contingencias en el supuesto caso de que un banco llegara a quebrar y solicite el apoyo de este instituto, y a través de las cuotas que aportan directamente los bancos se ha creado un fondo por más de 28.5 mil millones de pesos, del cual se tomaría el dinero para intervenir al banco y pagarle a los depositantes el monto de su ahorro, y están asegurados hasta 400 mil UDIS que equivale hasta 2 millones 202 mil pesos.

Indicó que anualmente, cada banco está obligado a realizar una aportación al IPAB equivalente de un doceavo de cuatro al millar, para enfrentar cualquier contingencia en que pudiera involucrarse.

En el supuesto caso de que hubiera un quebranto bancario de enormes magnitudes, dijo que el IPAB se encuentra facultado legalmente para emitir deuda hasta donde sea necesario, que son bonos que se venderían en México y que se denominan bonos de protección al ahorro, a fin de conseguir más fondos para respaldar a los bancos y a sus cuentahabientes, puntualizó.