La antigüedad de la red y la mala calidad de algunos materiales usados al construir, son las principales causas de fugas que afectan la operación del servicio; a diferencia de las fugas que brotan a la superficie, en aquellas no visibles el agua se trasmina al subsuelo o se filtra al drenaje y pueden durar meses, hasta que son detectadas con equipo especial, por ello, la Concesionaria de Agua asegura que se dará a la tarea de priorizar la detección y atención de las mismas, destacó el jefe del Departamento de Agua No Contabilizada, Salvador Esparza Llamas.
“El abatimiento del acuífero, mayor costo en el consumo de energía para extraer el agua y obstáculos en la operación del servicio, son sólo algunas de las consecuencias que puede tener la presencia de las fugas no visibles; se identifican principalmente por las noches, ya que una vez que la población descansa, la presión del agua sube y las fugas generan más ruido, que es detectado por los equipos especiales, algunas incluso, generan brotes de agua en banquetas y pavimentos que surgen sólo de noche”, explicó.
El especialista en fugas indicó que entre 24 y 90 fugas de agua no visibles son localizadas por semana en el Municipio Capital; sin embargo, lo preocupante es que con una sola avería en la tubería central se pueden llegar a desperdiciar hasta 12 mil litros de agua por día, lo equivalente a poco más de una pipa de agua.
“La Zona Centro, Haciendas de Aguascalientes, El Obraje, San José del Arenal, Fátima, Lindavista y Cedros, son las colonias donde más fugas no visibles se han detectado en los últimos años; cuando se detecta una fuga no visible en toma domiciliaria se marca la banqueta con las siglas FTA para conocer la ubicación exacta y permitir que la cuadrilla de reparación la repare, aún cuando no haya agua brotando”, recalcó.
Esparza Llamas señaló que el área de Detección de Fugas No Visibles de CAASA labora en horario nocturno de las 21:00 a las 07:00 horas, con 15 colaboradores capacitados para realizar esta ardua labor, agregó que técnicamente se cuenta con equipo de alta tecnología que consta de nueve geófonos, los cuales son aparatos muy sensibles que a través de la detección de ondas sonoras permiten detectar el flujo del agua en banquetas y calles, en tubería de concreto, pvc o metal.
También dijo que se cuenta con 40 prelocalizadores, estas cajas con sensores permiten detectar la presencia de sonidos de fugas en zonas más amplias delimitadas, así como dos camionetas tipo Van que están equipadas con fuente de poder y torretas, que permiten la operación nocturna de manera segura a los trabajadores.
“Se utiliza tecnología de punta; los geófonos y prelocalizadores son tan precisos y delicados, que permiten tener un registro puntual de los ruidos que hace el agua al pasar por las tuberías y por los orificios de las fugas, mismos que el oído humano no podría captar. Los trabajos se realizan de manera nocturna debido a que en el día la cantidad de ruido de la calle no permitiría detectar las posibles fugas, sobre todo porque la mayor parte de las redes son de plástico, material en que el sonido es más difícil de percibir”, señaló.
Finalmente, explicó que existen dos tipos de fugas que encuentran al momento de realizar los recorridos nocturnos; ya sea la fuga en toma domiciliaria, en la que pueden llegar a desperdiciarse hasta 108 litros por hora y la fuga en tubería central, que puede llegar a representar una derrama de hasta 540 litros hora.
El representante de CAASA informó que de enero a julio de 2016 han sido reparadas 503 fugas que no se encontraban visibles en primer instancia, lo que permite mejorar la operación del servicio y evitar que el agua se desperdicie.
“La participación ciudadana es importante; si se detecta algún encharcamiento constante en banqueta o calle, pedimos se denuncie al 073 en www.caasa.com.mx; también solicitamos la comprensión de los vecinos hacia los trabajadores del área, para que les permitan realizar su labor nocturna. Cabe destacar que en todo momento los empleados de CAASA deberán estar uniformados, portar su gafete y mantener la torreta de luz de las camionetas rotuladas encendida”, enfatizó.