La ya famosa anulación de la elección de diputados federales en el Distrito 01 tiene en ascuas no sólo a los políticos y partidos involucrados sino a la Cámara de Diputados, que espera el resultado para resolver la composición final.

Por el momento serán 498 los legisladores que rindan juramento en la sesión solemne que tendrá lugar este martes por la tarde, faltando dos que son justamente los que tienen que ver con Aguascalientes, uno será el que gane la elección extraordinaria y otro el de representación proporcional que se designará de acuerdo al partido que gane aquí, de lo cual está muy pendiente Movimiento Ciudadano ya que si el PRI se lleva el triunfo es factible que se le asigne la “plurinominal”.

Al mismo tiempo el Partido del Trabajo juega su última carta en los tribunales al exigir que se tome en cuenta el resultado local para el conteo nacional de votos, aunque tiene encima el fallo del Trife que prácticamente le dio carta blanca al Instituto Nacional Electoral para que le cancele el registro.

Por ahora habrá dos curules sin ocupar y una de ellas será para un aguascalentense, que seguramente saldrá entre el PRI y el PAN, lo que tiene que dilucidarse a fines de este mes o a principios de octubre. Hasta el momento el INE no ha presentado la convocatoria que defina la fecha y las condiciones especiales a que deben someterse los participantes, porque aún cuando sea repetición de la que fue invalidada, el tiempo tan corto que hay para su realización no puede sujetarse a lo que disponen unos comicios normales.

De cualquier manera, quien se quede con ambos escaños no alterará los equilibrios políticos en la Cámara de Diputados, ya que es amplia la distancia que hay entre ellos, aunque sin dejar de reconocer que en algún momento podrían ser determinantes si la votación se comprime, por ello la atención que ha originado en los comités nacionales partidistas.

En función de lo anterior se espera que durante la campaña y el día de la jornada hagan acto de presencia los enviados de todas las siglas, toda vez que para entonces será la única elección que tenga lugar en el país, lo que dará la oportunidad de echarle toda la carne al brasero al ser la primera de este tipo y para el PRI y el PAN con la que se estrenen los líderes recién electos.

BRUSQUEDAD POLÍTICA

Si no fuera algo tan importante para el Partido del Trabajo, como es conservar el registro nacional, podría decirse que el presidente municipal de Rincón de Romos, Fernando Marmolejo Montoya, le juega el toro al revés, ya que no hay otra explicación para que salga de un lío cuando está metido en otro, poniendo en entredicho al partido que lo llevó al poder.

Su conducta, las equivocaciones y el quebramiento a la ley afectan de una u otra manera al PT, ya que el pueblo lo asocia con lo que hace el alcalde, quien enfrenta una demanda por despojo por más de tres mil metros cuadrados.

El asunto radica en que metido a la moda de hacer ciclopistas se le ocurrió invadir una propiedad de la señora Lucila Romo Rodríguez, que ante los hechos de que es víctima demandó al edil y a varios funcionarios municipales, amparo que obtuvo en el Juzgado Segundo de Distrito bajo el registro número 1353/2015-III.

Como ha sucedido con los ciudadanos que tienen algún problema y solicitan una audiencia para plantearlo, Fernando Marmolejo no los recibe aduciendo su personal que está “muy ocupado”, por lo que esta vez no extraña que suceda lo mismo con la quejosa, quien denunció que a pesar del amparo federal que tiene y que el juez Rafael Rivera Durón dispuso la suspensión provisional de la obra, ésta continúa “porque dicen que el alcalde ya arregló y no me van a pagar”, lo que de ocurrir sería el acabose.

La cuestión radica en que hay presidentes municipales que se convierten en señores de horca y cuchillo y no les importa pisotear los derechos de la sociedad, contraviniendo el juramento que hacen el día que toman posesión de respetar y hacer respetar la Constitución y las leyes que de ella emanen, lo que puede meterlos en un problema legal ya que en los tiempos actuales hay mayor conciencia del pueblo sobre las atribuciones y deberes que tienen los gobernantes.

Desoír la orden de un juez federal puede llevar al mandatario rinconense que se le instaure un juicio político, además, bajo el supuesto que este problema se alargue y no lo resuelva en su trienio de cualquier manera se le imputarían responsabilidades oficiales, como ha ocurrido con otros que creyeron que una vez entregado el cargo quedaban fuera del brazo de la justicia y han terminado en la cárcel.

Podría conjeturarse que sus asesores están ausentes de los problemas que ocurren en el municipio y por lo mismo no lo tienen al tanto de lo que pueda ocurrir, por ello actúa como si no hubiera rienda jurídica, pero a la hora de la verdad quien reciba una sanción corporal y económica será él, en primer término, y si acaso alguno de sus colaboradores, pero no en la misma proporción.

SIN RENCORES

“No soy hombre de rencores”, respondió Juan Alfredo Morales Shaadi al cuestionarle sobre un nuevo colaborador en el Instituto Aguascalentense del Deporte (Inade), quien había expresado públicamente su desacuerdo porque fuera él quien dirigiera el deporte en la entidad.

Las razones que tuvo para incorporarlo fue que conocía bien las áreas que se le encomendaron, por lo que lo aquello que dijo pasaba a segundo término ya que lo importante era aprovechar ese caudal de conocimientos. Estaba tan seguro del lugar que ocupaba que podía darle cabida a quien otros no lo hubieran hecho, lo que a final de cuentas la redituó ya que cumplió eficientemente su labor.

Lo anterior describe como fue Morales Shaadi, que en todos los ambientes en que participó era apreciado. Nunca fue un hombre de doblez, por el contrario, siempre tuvo una palabra amable y cuando se requería sabía qué hacer para que quien se le acercaba recibiera una respuesta favorable.

Una de sus últimas apariciones en un acto público tuvo lugar el pasado 22 de junio al dictar la conferencia “El éxito del valor de la Delegación del ISSSTE en el valor de la gente”, a invitación del delegado estatal Juan Fernando Palomino Topete. Explicó que el objetivo fundamental de cualquier ser humano en este planeta, es poder ayudar a los demás, por lo que es importante que cada quien haga lo que esté a su alcance para cumplir con este propósito.

Aquejado por el cáncer luchó hasta el último momento y cuando dejaba el hospital lo primero que hacía era buscar la manera de alentar a quienes padecían esta enfermedad u otras para que no se rindieran. El 28 de marzo ofreció una plática en el Club Campestre y de acuerdo a la nota publicada por El Heraldo, más de 250 personas asistieron para escuchar su disertación: “Espíritu ganador, lo que el cáncer no puede quitarme”, tributándole un aplauso de pie al final.

Explicó que hay aspectos muy difíciles en la vida de quien pasa por esta experiencia y que lo más importante es no rendirse ante la adversidad, sea por alguna enfermedad o por cualquier otro motivo. Sin ambages dijo que todos tenemos lo más importante, que es estar con vida, de dar gracias, que a pesar de los reveses hay un mañana en que se visualice de mejora, de oportunidades, por lo que hay que pensar siempre que rendirse no es una opción.

Egresado de la Universidad de las Américas de Puebla como licenciado en relaciones internacionales, en 1988, fue una persona muy dinámica, que desde niño se aficionó a la lucha libre y a los toros, escribiendo una obra sobre la Plaza de Toros San Marcos, también fue presidente de la Asociación Estatal de Atletismo y miembro del club de automóvil antiguo. Contribuyó para que el fallecido matador de toros Efrén Adame grabara un disco sobre poesías taurinas y colaboró en la fundación que trajo el Club Necaxa a Aguascalientes.

Ciertamente, fue un hombre que no guardó resentimientos, sino que por el contrario, se acercaba con aquel que por alguna razón no pensaba igual para buscar vías de coincidencias, haciendo que su actitud se convirtiera en una motivación para los demás.