Los aceites bautismales fueron otorgados a la pequeñita Ana Lucía Loera, siendo recibida así en la grey católica.
Sus papás y padrinos eligieron la capilla de Nuestra Señora de la Soledad para tan especial acontecimiento.

Compartir
Artículo anteriorJuntos por siempre
Artículo siguienteCompromiso de fe