Calvillo conserva el reconocimiento de ser el municipio que produce la mejor guayaba del país, lo que se debe al esfuerzo de varias generaciones que han sabido trabajar y cuidar la tierra que debería reflejarse en una mayor riqueza económica y no es así, al haber dejado que les arrebaten la mayor parte de producción por cultivadores de Michoacán, que en pocos años han logrado lo que ellos no han podido en decenios.

De ser un región contratante de mano de obra se convirtió en expulsora hacia Estados Unidos, como una consecuencia natural tras el rechazo histórico de ponerse de acuerdo para que, juntos, lograran enviar el fruto a otros países. La falta de unidad dio al traste en cuanto intento se hizo por alcanzar el mercado foráneo que traería nuevas oportunidades para la mayoría de los habitantes.

En abril pasado la delegación de la Sagarpa dio a conocer que dentro del Programa de Huertos Abandonados en 2016 se trabajaron 1,200 hectáreas en el municipio, de las cuales 200 cambiaron de vocación, principalmente a  nopal de verdura y tuna.

Existe notorio interés de varios países, principalmente asiáticos, por comprar ese producto, lo que abre una oportunidad para los agroproductores que pueden aprovechar huertas y parcelas y destinar una parte al mercado nacional, donde el nopal siempre ha tenido aceptación.

La cuestión radica en que lo más importante no es sembrar otro tipo de cultivo sino cambiar de mentalidad y entender que sólo unidos podrán alcanzar mayor rentabilidad. La experiencia vivida no debe repetirse, debiendo trabajar los 2,100 productores de guayaba hacia un mismo fin, sólo así podrán ver coronado su esfuerzo. Por ahora hay siete empacadoras con un volumen de exportación por casi 3,000 toneladas, donde la que mayor envía son 900 y la chica 11 toneladas. Juntos pueden acceder a mejores precios y contar con suficientes recursos técnicos, financieros y humanos que les aseguren mayor producción y ganancia.

Para poder exportar a Estados Unidos se necesita certificar los huertos productores, que en el caso de la guayaba de 6,643 hectáreas sólo 1,445 hectáreas están reconocidas, esto es, el 21.7%, por lo que esforzarse por ampliar esa barrera.

La exportación de guayaba en el presente año podría alcanzar las 16 mil toneladas, de las cuales casi un 30% se envía al vecino país del norte donde es apreciada por su sabor dulce y que se produce con la protección de mallas antigranizo y sin uso de plaguicidas. Otra parte se vende a la industria nacional para el procesamiento de jugos y productos infantiles, lo mismo que el durazno, fabricándose jamoncillos, ates, pasteles, mermeladas y hasta licores, o en menor escala se canaliza a tiendas y supermercados.

Además del nopal también empezó a sembrarse aguacate, pitayas e higos, lo mismo que lima y limón, que por el tipo de clima que tiene Calvillo son propicios para florecer y en poco tiempo se tenga una cosecha que le de un nuevo auge al poniente del estado.

Son indudablemente buenas noticias para los calvillenses, al determinarse darle a los huertos abandonados un nuevo destino, lo cual puede acompañarse de un esfuerzo grupal que les permita, desde ahora, fijar metas para penetrar en el mercado nacional e internacional, esforzándose por certificar el mayor número de hectáreas con lo que abran las puertas de los grandes distribuidores.

ESTO NO SE ACABA

El mundillo político de Aguascalientes había dejado atrás las elecciones de 2016 y cuando toda su atención se enfoca a los posibles candidatos a senadores y diputados federales y locales, de pronto tiene una regresión, tras la noticia de que el Tribunal Unitario negó el amparo promovido por seis sacerdotes que son investigados por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade). Se les acusa de haber intervenido en la elección estatal del año pasado y a lo que, ahora, deben responder ante un juzgador.

Los clérigos esperaban que se cancelara la orden de presentarse ante un juez de control para la audiencia que solicitó la Fepade, en la investigación que lleva a cabo para determinar si hubo o no delito electoral y, de ser positiva la respuesta qué grado de responsabilidad le corresponde a cada quien.

En la información que aportó el periódico Reforma menciona el artículo 16 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, que serán multados los ministros del culto religioso que en el desarrollo de actos propio de su ministerio “presionen el sentido del voto o induzcan expresamente al electorado a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido político o coalición”.

Tras el triunfo del Partido Acción Nacional en el gobierno del estado, el PRI y Morena impugnaron los resultados al considerar que la intervención de la Iglesia Católica antes y durante los comicios pudo ser determinante.

En respuesta, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) acreditó que la Iglesia actuó de manera ilegal al convocar al voto a favor del panismo, en represalia por la propuesta presidencial de elevar a rango constitucional el matrimonio igualitario.

Se le señaló de haber violado el principio de laicidad y de separación Estado-Iglesia, que está previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de observancia obligatoria para todos los ciudadanos. Emitió y difundió en las misas una carta pastoral suscrita por el obispo, en la que exhortaba a votar por los candidatos que antepusieran la vida y el matrimonio entre hombre y mujer.

Como parte de ese reclamo, el jueves 27 de octubre de 2016, la entonces magistrada del Tribunal Electoral Federal, María del Carmen Alanís, publicó en El Universal un artículo titulado “Separación Iglesia-Estado: principio violado en Aguascalientes”, en el que destaca: “En la sentencia que aprobaron la mayoría de los magistrados, se propuso confirmar la validez de la elección, a pesar de que hubo una probada y determinante intervención por parte de la Iglesia católica en el proceso electoral, con lo que se violó el Artículo 130 constitucional que consagra el principio histórico de separación Iglesia-Estado y se violó la libertad del sufragio”.

María del Carmen Alanis estableció que ante las pruebas “la elección de Aguascalientes se debió anular, y al no hacerlo, la Sala Superior legitimó una estrategia clara, deliberada para posicionar a un candidato aprobado por la iglesia católica, lo cual constituyó una gravísima violación constitucional”.

A más de un año de las elecciones y a siete meses de que entró en funciones la administración estatal no habrá marcha atrás, sin embargo los seis sacerdotes irán al banquillo y sólo podrán ser amonestados o multados, pero de ahí no pasará, aunque aquí lo importante es que quedará el antecedente no sólo a nivel local sino nacional, de que la ley es para respetarse y sin importar el lugar o jerarquía que se ocupe en la sociedad.

PARA REFLEXIONAR

El periodista y articulista Jorge Ramos define a las redes sociales como “la mejor manera de acercarse a los que están lejos a costa de alejarse de los que están cerca”. En una colaboración que publicó el pasado 9 de junio cita que “todos – Ok, casi todos – vivimos en la jungla. Entre atrapados y encarcelados a voluntad. Algo así como un pájaro en una jaula abierta, pero que nos se atreve a escapar. La jungla es Twitter y Facebook y ese conglomerado de cables e ideas que llamamos Internet”.