sapiens_logo

Hace apenas unas horas, el Presidente, Enrique Peña Nieto, rindió su informe ante todos los ciudadanos, después de haber turnado al Congreso General de la LXIII Legislatura, integrado por 372 diputados y 90 senadores, el documento respectivo. Dicho documento fue recibido por el recién nombrado Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, de manos del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Es importante señalar, que la última vez que un Presidente de la República pudo rendir su Informe de Gobierno anual desde la tribuna de San Lázaro fue en 2005, hace ya una década. Todo esto, debido a que desde el año 2006 cierto grupo de oposición, impidió la entrada del ex Presidente, Vicente Fox al Palacio Legislativo y se dio inicio a la etapa de los mensajes presidenciales desde un nuevo recinto.

Como antesala a este tercer informe, el Presidente realizó hace un par de días, siete cambios en el gabinete, dos del ampliado y otros tantos en su staff de Los Pinos, 11 en total, mismos que resaltan por la injerencia de dos altos perfiles: José Antonio Meade, quien dejó de ser el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores para pasar a la Secretaría de Desarrollo Social y Aurelio Nuño Mayer, quien dejó la Oficina de la Presidencia para enfrentar un gran reto llamado Secretaría de Educación Pública.

En este Tercer Informe de gobierno, que marca la mitad del camino en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, se presentan como los mayores logros la baja en delitos de alto impacto, como homicidios dolosos y secuestro; una menor dependencia de los recursos petroleros gracias a la reforma hacendaria y la reforma energética que estará dando resultados por su enorme alcance e impacto social.

Paralelamente, comienza una nueva legislatura que será muy diferente de la anterior, la cual destacó por su capacidad de conformar acuerdos y la aprobación del ciclo de 13 reformas estructurales que le dieron, más allá de carencias y errores, una productividad que no había tenido ninguna otra legislatura en México desde 1997. Esta nueva legislatura que comienza se enfrenta a otra dinámica, de mayor confrontación partidaria, aunado a una realidad política, social y económica distinta a la que tenía el país en los años anteriores.

Habrá que seguir muy de cerca el trabajo legislativo que se realice, ya que los diversos grupos parlamentarios han comenzado a trazar las directrices de la agenda legislativa donde habrá que destacar la legislación secundaria en materia de transparencia y combate a la corrupción que requerirían un impresionante trabajo en pro de todos los mexicanos. Exhorto desde esta columna a nuestros nuevos diputados federales y a nuestros senadores, para que pongan siempre el nombre de Aguascalientes en alto y tomen en consideración que cada producto legislativo que realicen, tendrá injerencia en la vida de todos aquellos que les otorgamos la confianza a través del voto.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr