Misión Cumplida y Reconocimiento

David Reynoso Rivera Río

Hace ya un par de días, para ser exactos el pasado viernes 8 de enero, nuestro presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer a temprana hora el siguiente mensaje vía Twitter: “Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido.”. Primeramente, resulta sumamente interesante el hecho de que un comunicado de dicha trascendencia sea transmitido vía Twitter, lo cual pone en evidencia el gran trabajo de modernización que se viene realizando por parte de su equipo de comunicación social, ya que no es la primera ni será la última vez que el Presidente decide hacer uso de la tecnología para hacer llegar avisos inmediatos a la ciudadanía.
Considero que el esfuerzo realizado por consolidar el Estado de Derecho y lograr capturar a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, envía a todos los mexicanos un mensaje claro de que existe una gran voluntad por parte del Gobierno de la República de seguir concretando esfuerzos por mantener la seguridad y combatir la impunidad. A pesar de encontrar todo tipo de críticas infundadas en redes sociales, sí quisiera dejar muy en claro que todas aquellas teorías “mágicas-místicas-musicales” sobre cortinas de humo por parte del gobierno en relación con la aprehensión del capo más buscado por la mayoría de los países, deberían de ser consideradas con seriedad una vez que aprueben un test de credibilidad y viabilidad.
Para todos aquellos que aún no lo tienen claro, lamento informarles que no existe relación alguna entre Guzmán Loera y la caída del precio del barril de crudo mexicano ni mucho menos con el precio del dólar frente al peso mexicano. Existen factores mundiales de índole económica, como lo es el desarrollo de la economía china en los últimos días, que dudo severamente, Joaquín Guzmán pueda controlar. Dicho lo anterior, considero que el gran trabajo que se realizó por parte de todo el gabinete estratégico de seguridad, es completamente merecedor de nuestra admiración y reconocimiento.
Ya entrando un poco en el tema del reconocimiento, en los últimos días reflexionaba acerca del proceso electoral que cada vez enciende más rumores y chispas en cuanto a las candidatas y los candidatos que llevarán la encomienda de buscar el voto de la ciudadanía. Fue así que decidí analizar con la mayor objetividad posible el estado actual que guarda nuestro hermosísimo Aguascalientes y caí en cuenta del gran progreso que se ha vivido alrededor de los últimos años, ya que actualmente nadie tiene duda de que ocupamos el liderato en todos los estándares de crecimiento económico del país; que día con día seguimos siendo un estado que genera empleos y cuenta con un envidiable clima laboral. Finalmente, considero aún más importante que a nadie le cabe la menor duda que en Aguascalientes existe gobernabilidad y se respira un clima de enorme tranquilidad.
Quizá ya nos hemos acostumbrado a tener tan envidiable calidad de vida, que no nos hemos detenido a pensar en el trabajo que ha implicado lograr ese bienestar y todos los actores que han intervenido e intervienen día a día en ello. Es por ello que deseo aprovechar estas breves líneas para invitarlos a realizar un breve ejercicio de reflexión interior, en la cual ponderemos el Aguascalientes que teníamos, el Aguascalientes que tenemos y el Aguascalientes que queremos. La respuesta la tienen en su mente en estos momentos y estoy seguro en que quizá para la mayoría de ustedes no será tan diferente a la mía, solo es cuestión de comprender que no se trata únicamente de partidos políticos o simpatías, sino de saber reconocer cuando las cosas se hacen bien.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr