Por Jesús Alejandro Aizpuru Zacarías

En un mundo nihilista“Misión cumplida” fue la frase con la que el Primer Mandatario celebró la recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán. No sé si reír o llorar. ¿Debemos celebrar cuando se corrige un error?, ¿se debe aplaudir a quien repara el daño? en verdad podemos decir que es un “gran logro” o simplemente componer un error garrafal.

Creo que debemos dejar en claro que la recaptura no es ni será un “gran logro” puesto que jamás debió de ocurrir, claro, a no ser por el alto grado de corrupción que impera en los penales de este país lo que hizo posible que el Chapo escapara por segunda ocasión y hasta se entrevistara con la actriz Kate del Castillo y el actor Sean Penn.

Desde que la captura se hizo pública, las teorías de la conspiración aparecieron: que fue una captura acordada; que es una cortina de humo por las publicaciones del NYT; que es la caja china por el alza del dólar, etc. Lo que es una realidad es que día con día esta noticia se vuelve más un circo y se pasa por alto lo que en verdad debe importar.

Hoy en día la gente está más interesada en la reunión de los actores con el capo y por su parte, el gobierno en tratar de fincarles responsabilidades, en vez de preocuparse por obtener información que ayude desarticular el cartel de Sinaloa.

Muchos periodistas y columnistas reconocidos han linchado públicamente a los actores, como si ellos hubieran hecho posible la fuga en 2015; otros, los acusan de hacer apología del Narco, sin duda, existe una narcocultura y no solo en nuestro país, sin embargo, creo que pierden de vista algo realmente importante, la labor periodística de los actores, al igual que Don Julio Scherer y muchos otros periodistas reconocidos que lograron entrevistar a personajes polémicos, como capos, dictadores, extremistas, entre otros, hoy, estos actores nos muestran otro retrato del capo más buscado a nivel mundial. Es evidente que el video es una nota que vende, que la publicación de la revista Rolling Stone alimenta las teorías de la conspiración, que el circo mediático se hará más grande cada día, sin embargo, esperemos y las autoridades no pierdan de vista lo más relevante: la organización y funcionamiento del cartel que tiene bajo su mando Joaquín Guzmán Loera.

Me imagino que las autoridades, eficientes como lo son, obtendrán la verdad de lo que sucedió aquel sábado 11 de julio en que se fugó; lograrán conocer a las autoridades implicadas, conocerán las pistas clandestinas y puntos estratégicos para el trasiego de drogas, incautarán avionetas, submarinos y cuentas bancarias, fincarán responsabilidades a los empresarios y políticos vinculados al cartel, en fin, lograrán armar una verdadera estrategia para desarticular la red criminal. Por otro lado, “dudo” que se enfoquen más en perseguir a los actores, al final del día, ellos contribuyeron de forma trascendental para la captura.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura, los espero una vez más, la próxima semana.