Josemaría León Lara

Hoy se conmemora el nacimiento de uno de los autores románticos más reconocidos y leídos de la historia moderna. Desde Nuestra Señora de París hasta Los Miserables, Víctor Hugo ha logrado cautivar con sus narraciones a públicos de distintas edades a lo largo de casi doscientos años, puesto que a pesar que sus historias están ambientadas en etapas de la historia en particulares, lo humano de sus personajes refleja una realidad vigente.

El siglo XIX se visualiza muy lejano hoy en día, sin embargo la capacidad descriptiva y narrativa de Víctor Hugo refleja la fragilidad del ser humano al poner a flor de piel las ambiciones, defectos y cualidades mismas que se hacen presentes en la actualidad ya que el mundo puede cambiar pero el ser humano en esencia no lo hace.

Los Miserables es una historia que sin importar el cómo se conozca, a través de la novela, el cine o el teatro musical, aunque mejor hacerlo en la novela, tiene esa peculiaridad asombrosa de las obras maestras, pues es capaz de despertar sentimientos en cada uno de los individuos de la audiencia; puesto que va más allá de la enemistad entre Valjean y Javert al presentar la lucha por alcanzar los postulados de la Revolución Francesa: igualdad, libertad y fraternidad.

La crítica de la realidad a través de la literatura suele tocar fibras sensibles que incitan a la reflexión, algo en lo que Víctor Hugo era brillante. En Los Miserables logró evidenciar la inequitativa repartición de la riqueza situación que a la fecha permanece como una constante mundial, sin importar el régimen político de que se trate.

La Historia narra con el paso de las décadas los experimentos sociopolíticos que fueron transformando el tablero mundial. Desde ésta óptica, la Revolución Francesa trajo consigo el terminar con el absolutismo monárquico dando paso a la democracia y el Estado Moderno, mismo que al final del día no ha logrado conseguir sus fines últimos.

El capitalismo lo único que ha conseguido es la polarización de los estratos sociales, pero a su vez el socialismo ha demostrado que es de imposible realización al buscar la igualdad social de las masas. He aquí el dilema, los dos grandes sistemas del siglo XX han sido sobrepasados por la propia humanidad en busca de “ese” algo mejor.

Resurge lo necesidad de alcanzar ser iguales, libres y fraternos y a pesar de parecer algo inalcanzable por la propia condición humana es también esa naturaleza la que nos incita a continuar la búsqueda de la utopía.

Dentro de la adaptación musical de la novela hay una pieza que lleva por nombre “Canción del Pueblo” la cual manifiesta el sentimiento de la población por buscar su libertad: … te unirás a nuestra causa y ven lucha junto a mí, tras esta barricada hay un mañana que vivir. Si somos esclavos o libres depende de ti. Canta el pueblo su canción nada la puede detener, esta es la música del pueblo y no se deja someter…”.

jleonlaradiaztorre@gmail.com

@ChemaLeonLara