Natalia Vitela
Agencia Reforma
Para la medicina tradicional china, la observación de las diferentes partes del cuerpo es primordial para hacer diagnósticos y determinar los tratamientos a seguir.
“Todo lo interior se refleja en el exterior”, precisa Song Quinfu, presidente de la Asociación México China de Acupotomología.
Cuando el médico dice: ‘Saque la lengua’, la observará con detenimiento y entonces podrá identificar la patología que le aqueja al paciente.”A través de manifestaciones externas es posible identificar el órgano o sistema alterado”, agrega.
“Incluso checando las uñas se puede detectar una patología. Su color debe ser rosa y tienen que brillar.
Si se presentan opacas o grisáceas y sin brillo es porque hay problemas de circulación, por ejemplo.
“Las uñas abultadas revelan patologías en el sistema digestivo y respiratorio.
Cuando están en forma de cuchara es por anemia, y si tienen manchas blancas es porque hace falta calcio, magnesio, zinc”, dice.
Palpar, oler e interrogar al paciente son otros métodos de diagnóstico que también emplea esta medicina.
Por ejemplo, los médicos palpan el pulso o huelen el sudor y la orina de los pacientes para identificar de qué están enfermos. También es necesario interrogarlos.
Quinfu indica que se trata de una medicina milenaria que considera que las enfermedades son originadas por el desequilibrio del ying-yang.
Dice que el diagnóstico y tratamiento -auxiliares a los convencionales-, son individualizados y buscan fortalecer el sistema inmunológico, al que le denominan energía antipatógena.
Para ello se valen de herramientas como acupuntura, ventosas, herbolaria, el masaje chi kung, moxibustión, entre otros.