Pretendieron estafar a una compañía de seguros y planearon un supuesto asalto para quedarse con el dinero.
Sin embargo, uno de los participantes en el engaño fue descubierto por agentes de la Comisaría General de Policía Ministerial del Estado y ya se encuentra detenido.
Quien ya fue consignado por el agente del Ministerio Público de la Dirección de Atención Especializada y trasladado al CERESO para Varones “Aguascalientes”, es un individuo identificado como Ramel Tonatiuht “N” “N”, de 29 años, con domicilio en el fraccionamiento Lomas del Mirador.
Se le señala como probable responsable en el delito de falsedad en declaración; al denunciar un robo con violencia, el cual terminó en una farsa.
Resulta que el jueves pasado, Ramel Tonatiuht “N” “N” acudió a la Agencia del Ministerio Público de la Dirección de Investigación del Delito, para denunciar que dos hombres desconocidos lo habían despojado con violencia de la cantidad de 80 mil pesos en efectivo, que momentos antes había retirado de una sucursal bancaria.
El denunciante señaló que tras haber retirado la fuerte suma de dinero, comenzó a caminar por la calle Caudillos del fraccionamiento Morelos I, ya que se dirigía a la tienda de un amigo que se dedica a la venta de teléfonos celulares.
Repentinamente, fue interceptado por dos personas del sexo masculino, uno de los cuales lo amagó con un cuchillo que se lo puso en el estómago, mientras que su cómplice lo despojó de los 80 mil pesos en efectivo, para después darse a la fuga con rumbo desconocido.
Tras ser interrogado por agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PME, detectaron que el denunciante comenzaba a caer en contradicciones con respecto a lo ocurrido.
Al ser cuestionado sobre las características de los asaltantes y la vestimenta que portaban, Ramel Tonatiuht “N” “N” comenzó a confundirse, hasta que terminó por confesar que todo era una farsa.
Agregó que el supuesto asalto lo había planeado junto con otros dos amigos, para poder defraudar a una compañía de seguros, ya que contaba con una póliza de seguro contra robo.
Mencionó que uno de sus amigos vive en la ciudad de Puebla, quien le presentó a otra persona que trabaja en una compañía de seguros.
Fue precisamente esta persona quien planeó fingir un robo con violencia y cobrar el seguro y a cambio él iba a recibir la cantidad de 30 mil pesos en efectivo por participar en el fraude.
Confesó que para hacer más verídico el engaño, retiró de su cuenta bancaria personal la cantidad de 80 mil pesos en efectivo.
Posteriormente, se dirigió a otra sucursal bancaria donde depositó dicha cantidad a la cuenta de su amigo que vive en Puebla.
Enseguida, se dirigió a la Agencia del Ministerio Público a presentar la denuncia y solicitar una copia que iba a presentar a la compañía de seguros, sin imaginar que iba a ser descubierto por los agentes ministeriales.