Habrá multas por daño ecológico a quien mutile los laureles y denuncias en la PGR, por tratarse de un delito federal, que adicionalmente se castiga con cárcel.

Con el fin de evitar la extracción ilegal del laurel silvestre, especie que se comercializa durante la celebración del Domingo de Ramos, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, de manera conjunta con la Secretaría de Medio Ambiente del Estado, intensificarán los recorridos de vigilancia y reconocimiento en el Área Natural Protegida Sierra de Laurel, a partir de hoy, y hasta el 9 de abril.

El procurador estatal de Protección al Ambiente, Carlos Rodrigo Martín Clemente, explicó que durante ese periodo, el personal que estará a cargo del operativo supervisará todos los caminos por los que se accede a los espacios en donde se tiene detectada la presencia de la planta. En tanto que a partir del lunes 3 de abril, se intensificarán las acciones de vigilancia para garantizar que no se extraiga el arbusto.

Regularmente la problemática se presenta en los días previos al Domingo de Ramos, con mayor intensidad entre viernes y sábado, porque el laurel tiene que estar fresco para realizar los ramos que comercializan; si lo cortan con mayor antelación, la planta se seca y ya no les es redituable.

Dejó en claro que la dependencia a su cargo no aplica multas, la facultad es de la Profepa y dependiendo del daño ecológico que causen, van de 3 mil 700 pesos a 3l7 millones de pesos.

En cambio, la Proespa sí puede dar parte a la Procuraduría General de la República, en su caso a la delegación estatal, de las personas que incurran a este delito.

El Domingo de Ramos pueden usar palmas u otras plantas, menos laurel.

El funcionario estatal comentó que el año pasado, los ramos de laurel que se comercializaron venían de Morelia, pero en Aguascalientes no se bajará la guardia, la vigilancia se reforzará para evitar que se atente contra las plantaciones de laurel.

Como esta especie está en peligro de extinción, está protegida por la Norma 059 de la Semarnat. El corte de la planta causa una afectación directa al ambiente y este delito se castiga con tres años de cárcel.

En el operativo para la Protección del Laurel, se contempla la participación de 16 elementos de la oficina de Áreas Naturales de la Proespa y la colaboración de Guardias Forestales de la SMAE, quienes estarán debidamente distribuidos en toda la zona.