Por Amigos Pro Animal

El pasado miércoles 18 de mayo se recibió una llamada en el Centro de Adopciones APA, donde nos reportaban una perrita tirada sobre Petróleos Mexicanos junto con su bebé muy grave.
Los médicos de la asociación acudieron al lugar para rescatarla, fue un poco difícil encontrarla porque la calle es muy grande y las señas fueron pocas, hasta uno de los veterinarios escuchó el llanto de un bebé, el pequeño grito tan fuerte que los pudo guiar hasta donde se encontraba él y su mamá.
La mamá se encontraba en shock, y su bebé aún estaba unido a ella por el cordón umbilical.
Rápidamente fueron llevados a la Clínica de APA, la mamá inmediatamente se canalizó con suero porque tenía hipertermia, severa deshidratación y desnutrición, y se convulsionaba, junto con el suero se le inyectaron dos dosis de luconato de calcio, un medicamento para el dolor y antibióticos, en cuanto estuvo un poco mas estable se le cortó su pelo enredado para ver si no tenía más heridas, y se verificó que todavía se le sentían 2 cabezas dentro de su abdomen.
Al bebé se le ofreció una mamila con fórmula para hidratarlo porque él estaba en pleno rayo del sol y en ese momento empezó a llorar como lloraría cualquier bebe recién nacido recibiendo la vida.
El médico la dejó canalizada toda la noche para que agarrara un poco de fuerza porque iba a operarla a primera hora de la mañana del día siguiente.
Como a las 10:00 de la noche, tuvo convulsiones de nuevo y junto con eso nació otro bebé, una nena muy pequeñita pero que luego de ser atendida se puso toda rosita y se encontraba en perfecto estado de salud.
Se quedó en observación toda la noche, la cual la pasó muy tranquila, tuvo algunos momentos donde nos demostraba que tenía dolor.
A la mañana siguiente ya abría sus ojos y te seguía con la mirada, pero eso no indicaba que tuviera la suficiente fuerza de soportar una operación.
Cuando eran las 9:00 de la mañana y justo a la entrada de los médicos a la clínica, la perrita dio a luz a otro perrito perfectamente sano. Y como a las 11:00 a.m. cuando ya no nos lo esperábamos dio a luz a otra bebita muy fuerte.
La organización está muy agradecida con toda la gente que ha estado al pendiente de ellos, y en especial a Michelle y Taxco 925 porque apoyaron en la compra de su alimento especial.
Michelle ha estado muy interesada en el bienestar de todos ellos, por lo que le pedimos que bautizara a la mamá, poniéndole el nombre de MILA, porque ha sido todo un milagro su pequeña historia de vida.
Ayúdanos a seguir salvando más perritas como Mila y sus cuatro bebés.
Para más información sobre como ayudar o adoptar escríbenos a amigosproanimalac@gmail.com