El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó junto con el gobernador Carlos Lozano de la Torre, una visita de Supervisión al Centro de Justicia para las Mujeres del Estado; aseguró que si bien es una obligación del estado proteger y respaldar a las mujeres, en Aguascalientes se está aplicando, además, una plena voluntad para hacer esto realidad y generar políticas públicas eficientes a favor de ellas.
Este Centro, con el impulso y respaldo del Gobierno del Estado, ha proporcionado a la fecha más de cinco mil servicios al mismo número de mujeres que lo han requerido, incorporándose a los 28 espacios de este tipo distribuidos en todo el territorio nacional.
El funcionario federal añadió que con la aplicación de políticas públicas de este tipo se han bajado de una manera muy significativa los homicidios en todo el país, “pero todavía tenemos que ver el tema de los homicidios en el tema de género y en eso estamos trabajando.
La instrucción del Presidente es que no exista una sola agresión más a las mujeres y a las niñas, y para eso tenemos que trabajar todos como sociedad, desde el hogar, desde la escuela, desde la capacitación y la prevención para generar lugares seguros para ellas, para ustedes”, afirmó.
Detalló que en la educación de niños y jóvenes hay que tratarlos de manera igualitaria en derechos y obligaciones, “nunca el hombre por encima de la mujer, dejar las prácticas tradicionales de que la silla de la cabecera sea ocupada por el hombre y a un costado la mujer, cambiar contenidos mediáticos en contra de la integridad de la mujer, porque todos estos son factores que en un futuro detonarán violencia y desigualdad en contra de la mujer”, afirmó.
Por su parte el jefe del Ejecutivo, acompañado de la presidenta del DIF Estatal, Blanca Rivera Río de Lozano, sostuvo que Aguascalientes se suma sin contratiempo a las reformas y políticas públicas del Gobierno Federal, las cuales reconocen de forma práctica la importancia de que los mexicanos cuenten con instituciones de justicia más eficientes, confiables y transparentes.
Se brinda a las niñas, adolescentes, jóvenes y madres de familia los recursos institucionales pertinentes que garantizan su acceso a la justicia, así como las herramientas que permiten proteger su integridad física y psicológica.
Este nuevo esquema a favor de las mujeres, no se trata sólo de un cambio en los formalismos técnicos, legales e institucionales, sino de una profunda transformación en la manera de impartir y administrar la justicia, en un marco de respeto a las garantías individuales, a los derechos humanos y al debido proceso.