Las adecuaciones aprobadas por el Congreso de la Unión hace cuatro años quedaron en una simple “mediatización”, advirtió el analista económico, Luis Pazos.

Cuestionó que el sistema universal de seguridad social para la prestación de servicios de salud vinculado al tema laboral, es una gran mentira que se abordará como una posición política, ya que no se tiene capacidad de infraestructura médica para dotar de este servicio a toda la población.

Señaló que la reforma a la Ley Federal del Trabajo fue manoseada por los partidos políticos, lo que evitó cambios profundos para cristalizar los efectos que se promocionaron como beneficios de la ley.

Lamentó que no hay confianza en el esquema de contratación por horas, mientras que las modificaciones en el esquema de “outsourcing” ocasionaron que el costo de los empleos sea muy alto para las empresas y limita más contrataciones.

“En México es una minoría la que recibe las prestaciones de ley, el 60% de los trabajadores son informales, y una gran parte están en el auto empleo, sin acceso a seguridad social y servicios de salud”.

Lamentó que esa reforma fue hecha a la carrera con el propósito de que se aprobara, pero sin funcionalidad, porque le metieron la cuchara el PAN y el PRI.

“No se aterrizó, no se hizo bien, por eso no puede utilizarse lo que en aquel momento se aprobó, pero sí se tradujo en más multas a los empresarios; si tú haces un contrato por horas, un buen abogado te puede echar abajo ese contrato si no está bien fundamentado” consideró.