Por Juan Antonio de Labra

El sorpresivo resultado de la FP2 del Gran Premio de México, con el Ferrari de Sebastian Vettel a la cabeza en la competencia del viernes pasado, fue solo un engañoso espejismo para la fanaticada de la escudería italiana, ya que la clasificación de ayer acabó siendo otra vez para Mercedes, que hizo valer su apabullante liderazgo. El potente W07 que pilotan Nico Rosberg y Lewis Hamilton, marcó la diferencia por enésima vez, ya que hicieron el 1-2 y hoy partirán desde la primera fila en el Autódromo Hermanos Rodríguez.
A Rosberg le bastará hacer otra carrera segura, como la de Austin, para conservar el liderato del campeonato, mientras que Hamilton buscará ganar y acortar distancias con el alemán, ahora que ya tiene bien configurado su coche. El inglés dio la vuelta más rápida de la clasificación en un tiempo de 1:18.704, tan sólo dos 0.254 segundos más veloz que Nico.
El resultado negativo para los pilotos de Ferrari, que tampoco pudieron superar a los coches de Red Bull por una desconcertante estrategia en la Q3, mantendrá la misma estabilidad habituada en el primer tercio de la parrilla, adónde se coló el alemán Nico Hulkenberg en la quinta posición, superando con creces a su coequipero, el mexicano Checo Pérez, cuyo monoplaza de Force India no rodó con la misma consistencia. El tapatío ni siquiera pudo entrar en la Q3, por lo que arrancará desde un desalentador decimosegundo lugar, un puesto atrás del español Fernando Alonso.
Tampoco fue un buen día para Esteban Gutiérrez, pues su coche del equipo Haas sigue mostrando demasiados altibajos, y el piloto regio arrancará desde el puesto número 17, tres lugares por delante del francés Romain Grosjean, que también milita en la escudería norteamericana Haas.
Por otra parte, será muy interesante ver la largada de Max Verstappen detrás de los dos Mercedes, con el arrojo que caracteriza al holandés, y ver si puede encaramarse al podio en México, en el espectacular Foro Sol, hoy que sale por delante de su compañero, el australiano Daniel Ricciardo, que deberá recurrir a su madurez para no dejarse ganar la pelea por el joven e impetuoso holandés.
Los dos coches de Williams corrieron a un buen ritmo, y tanto Valtteri Bottas como el veterano Felipe Massa entraron a la Q3. Este hecho podría significar un desagradable revés para Checo Pérez si Bottas suma puntos y lo desplaza por debajo en la tabla general de pilotos, del séptimo al octavo lugar que tenía antes de correr el Gran Premio de Austin. Y si los dos pilotos de Williams hacen las cosas con talento, el cuarto puesto en el campeonato de constructores en el que se encuentra Force India, podría verse superado por la escudería inglesa.
Al final de la jornada sabatina se vivía un ambiente un tanto pesimista por el lugar en que quedó Checo Pérez, y ni siquiera esa maravillosa “vibra” que le transmite su gente servirá de nada si los ingenieros de Force India no mejoran las condiciones de su VMJ09, un monoplaza que había mantenido un comportamiento estable en las últimas carreras.