En la vía pública, en específico en las colonias conflictivas del oriente y sur citadino, se encuentran con frecuencia a niños desde los seis años de edad que acuden en horarios inapropiados, como a las dos de la madrugada, a lugares clandestinos para la compra de alcohol o cerveza, denunció ayer el secretario de Seguridad Pública Municipal, capitán José Héctor Benítez López.

Para contrarrestar esta realidad, dijo que se necesita desintoxicar la mente y tener higiene y salud mental para enfrentar los conflictos, y es vital que se legisle a nivel federal para que los jóvenes no puedan consumir bebidas embriagantes antes de los 21 años de edad.

Las riñas empiezan por el alcohol y por la descomposición al interior de la familia, “mucha gente piensa que para evitarlas debe estar presente la policía antes de que empiecen, lo cual no es posible, pero sí se pueden prevenir con una adecuada comunicación entre los integrantes de la familia y de la comunidad”.

Por otro lado, tras solicitar a los diputados locales legislar para lograr un control de mercado en la venta de alcohol, chatarreras, así como la dignificación de los policías, que puedan retirarse de modo digno con el 100% de su salario a los 25 años de servicio, el titular de la SSPM aseveró que su salida de la corporación es decisión de la Presidenta Municipal, aunque cada legislador puede interpretar sus palabras sobre el nuevo concepto de seguridad.

Dijo que desde que llegó a la Secretaría, “dejé mis maletas fuera de la puerta para tomarlas cuando me lo indiquen”, pero son comprensibles las expresiones de los legisladores que solicitan “mi cabeza”, llevo 37 años de servicio en la seguridad y comprendo las situaciones.

“Se necesita de la colaboración de los diputados, para hacer comprender que la Policía Municipal no puede sola, se requiere de la sociedad para lograr una efectividad en el tema de la seguridad, en todos sus campos de acción, se requiere de la responsabilidad de todos para avanzar en el tema de la seguridad primaria que empieza en el propio seno del hogar de cada familia”.

Añadió que los legisladores conocen el concepto de seguridad pública, pero ahora hay que completarlo para cerrar el círculo y que la sociedad de Aguascalientes sea más incluyente, con una participación más efectiva con todas las instancias de Gobierno, y no sólo con la policía.

“La seguridad comienza por el ciudadano y mientras ésta no exista difícilmente se logrará una seguridad pública; en ella interviene la policía y forma parte del último eslabón de la cadena, por eso se requieren establecer diferentes mecanismos para lograr resultados diferentes”, concluyó.