El recurso federal destinado al programa “Sigamos Aprendiendo en el Hospital”, se redujo 40% para este año, destacó Astrid Macías González, coordinadora estatal de este programa; pese a ello, personal de salud, docentes y jóvenes de servicio social hacen su mayor esfuerzo para que pequeños que padecen cáncer, insuficiencia renal, fibrosis quística, así como aquellos que han sufrido algún accidente que los mantiene por largas temporadas en el nosocomio, no dejen de recibir preparación académica.
“El recurso con el que se opera el programa es federal, no es del estado, entonces, tienen que pasar por todo un proceso para que éste se pueda implementar en mayor número de hospitales, como el Tercer Milenio, el de Pabellón, o el de Rincón de Romos (…) en este año se nos recortó el presupuesto en más del 30 o 40%, en algunos estados de la República el presupuesto incluso desapareció”, manifestó la entrevistada.
Señaló que si el programa no cumple con las expectativas federales, desaparece del presupuesto, lo que significa que dejaría de operar, motivo que mantiene preocupados tanto a quien ofrece sus servicios como a los padres de los menores que reciben el servicio.
En la actualidad este programa opera en el Hospital Hidalgo así como en los Hospitales de Zona 1 y 2 del IMSS, pero se planea que pronto se implemente en el Hospital de Pabellón.
Indicó que si bien el personal ha crecido 300% desde que “Sigamos Aprendiendo en el Hospital” dio inicio, actualmente carecen de profesores de nivel de secundaria.
“Hemos tenido mucho interés de parte de las universidades y tenemos chicos de servicio de la Autónoma, Bonaterra y Cuauhtémoc que también hacen fuerte el programa”.
Macías González informó que en el ciclo pasado se atendieron más de 4 mil pequeños;
dijo que es fundamental que un infante que ha sido diagnosticado con un padecimiento crónico o bien que ha sufrido algún accidente que lo mantendrá temporalmente en el hospital, no deje de estudiar, ya que es parte de la salud integral del pequeño paciente, “no puedes aislar al niño de su entorno sociocultural, de la necesidad de aprender, de sentirse parte de un entorno, para que el niño se sienta motivado sobre lo que hay después de la enfermedad y nos sólo enfocarse en que se recupere”, señaló, ya que el menor también tiene expectativas y un proyecto de vida, es parte del tratamiento.
Destaca que entre los nuevos proyectos es ampliar la atención a bebés, así como a los niños pequeños, implementando programas de estimulación, así como aquellos que favorezcan el apego y la lactancia de las mamás; “si bien no entra tanto en el sistema de educación, nosotros como salud queremos favorecerlo”, subrayó la coordinadora de “Sigamos Aprendiendo en el Hospital”.