No todo serán malas noticias económicas para el 2017, ya que los recientes repuntes al precio del petróleo, generan una expectativa positiva para las finanzas públicas del país, sostuvo Alberto Aldape Barrios, director del CIDE.

Dijo que el precio del barril, prácticamente se duplicó desde su caída más pronunciada hace unos meses cuando llegó a ubicarse en alrededor de los 20 dólares por barril. Hoy su precio está en los 50 dólares, lo que sin duda significa una ventaja para las finanzas del país.

Recordó que el 37% del gasto público proviene de la venta de petróleo, esto revela que el gasto gubernamental es todavía altamente dependiente de la venta de hidrocarburos y que al subir los precios internacionales, necesariamente se incrementará el ingreso, con efectos positivos para las finanzas públicas.

Explicó que el repunte del precio del petróleo mexicano fue el resultado de un importante factor internacional refiriendo concretamente el acuerdo de los países productores de petróleo organizados en la OPEP, mediante el cual, reducen su producción, ocasionando una menor oferta y por tanto, un mejor precio internacional.

Las nuevas cotizaciones del crudo en mercados internacionales provocó modificaciones al proyecto de ley de ingresos 2017 que se analiza en la Cámara de Diputados, toda vez que cuando fue presentada la correspondiente iniciativa, el precio del crudo mexicano era menor a lo esperado y con el nuevo repunte, se espera un mayor ingreso.

De igual manera, se está considerando un incremento a la extracción de petróleo para el próximo año, lo que se traducirá en un aumento adicional de las ventas de crudo en el exterior, afirmó Aldape Barrios.

Finalmente, indicó que al haber un mayor ingreso por la venta de crudo, las finanzas públicas se verán menos presionadas, se deberá disminuir significativamente el déficit público y, combinado con otras acciones en materia ingresos, podrá impulsarse el desarrollo de infraestructura que ha sido postergada por falta de recursos, estimó.