Algo de lo que le hace mucho daño al deporte nacional es que los medallistas olímpicos se vuelven funcionarios públicos, desaprovechando todo el potencial que hay en ellos para revalorar el nivel deportivo de los mexicanos, consideró el escritor y periodista Juan Villoro.
México requiere mayor organización y mejorar sus relaciones con otras instituciones, como el Comité Olímpico Internacional, para impulsar a los talentosos deportistas con los que cuenta, pero en especial necesita concebir al deporte como una parte sustancial de su identidad cultural, para que de esta forma se transmitan valores para reconocerle como una actividad suficientemente gratificante.
Durante una conferencia magistral dictada en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, dijo que para obtener mejores resultados, atraer mayores talentos y mejorar el deporte mexicano, es necesario concebirlo como parte de la cultura y elemento indispensable para la transmisión de valores de una nación, lo cual sólo es posible a través de la educación en todos sus niveles, en especial la de carácter público.
Algunos deportistas mexicanos, después de obtener primeros lugares en competencias internacionales, como los juegos olímpicos, se transforman en funcionarios o buscan puestos de elección popular, y aunque algunos pueden tener aspiraciones políticas válidas, también demuestra una visión particular en la cual el deporte es insuficiente o instrumental, por lo cual destacó el papel de la educación, en especial la pública.
Actualmente, existe una desconfianza en la política institucional, lo cual plantea un escenario de mayores tensiones, debido a que no se presenta algún proyecto político que parezca ofrecer alguna alternativa y dijo que es necesario reconocer toda la riqueza con la que cuenta México, como sus tradiciones, su cultura, artesanías y sus científicos.
En ese contexto, mencionó como ejemplo al mexicano Mario Molina, Premio Nobel de Química, quien ha destacado por su liderazgo científico y por colaborar en proyectos de la actual administración del presidente de Estados Unidos, Barak Obama.