Fidel Orantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 20-Jul .- Encerrado en el Cerro de las Campanas, Maximiliano de Habsburgo espera su sentencia de muerte.
Tres días antes de su fusilamiento, el emperador reflexiona sobre sus años en México, las traiciones que lo llevaron a ser aborrecido por el pueblo y su relación con sus seres queridos, en especial con su esposa Carlota.
Esas últimas horas de vida dan forma a Imperio, obra basada en la novela homónima de Héctor Zagal y que protagoniza Ernesto Godoy, quien se enfrenta al primer monólogo en su carrera.
“Nunca he hecho un monólogo, siempre está uno cobijado y acompañado de maravillosos actores; en cambio, aquí va uno solito, nunca me había enfrentado a eso. Estoy temblando un poquito, pero, bueno, ¡a lo hecho, pecho!”, dijo el actor.
A Godoy, el montaje le ha servido para revisitar la historia del País y conocer más a fondo la vida del personaje, quien para muchos es visto como un villano. El actor lleva tres semanas de preparación para el papel, que antes era interpretado por Ricardo Kleinbaum.
“Apenas lo he estado empezando a hojear (el libro). Me faltan horas al día para seguirme documentando y estudiando el texto para aprendérmelo de memoria.
“No soy un experto en la historia, me he tenido que documentar con la premura del tiempo y aún me falta entender mucho del personaje, pero en lo personal siento una gran piedad y compasión”, agregó.
Imperio, que inicia temporada el viernes en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, lugar que habitó Maximiliano, fue adaptada y dirigida por Roberto González.
La obra tendrá una temporada hasta septiembre con funciones los viernes a las 20:30 horas, sábados a las 20:00 horas y domingos a las 19:00 horas.