José de Jesús López de Lara

De un balazo en la cabeza, un hombre fue asesinado la tarde del domingo en el Ejido San Ignacio, tras sostener una fuerte discusión con uno de sus cuñados que se dio a la fuga con rumbo desconocido.
La víctima mortal de esta agresión fue una persona del sexo masculino identificada como Alfonso, de 42 años.
El principal sospechoso del crimen, es un sujeto identificado como Mario, quien escapó en una camioneta Chevrolet Tahoe, color blanco y placas de Aguascalientes.
La tragedia se registró el domingo aproximadamente a las 19:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle Casas de Campo del fraccionamiento Playas de Guadalupe, en el Ejido San Ignacio.
De acuerdo con las investigaciones que realizan agentes del Grupo Homicidios de la PME, en ese lugar se celebraba una reunión familiar.
Aproximadamente a las 19:00 horas, surgió una fuerte discusión entre Alfonso y su cuñado Mario, debido a problemas que habían tenido anteriormente.
Sin embargo, en esta ocasión, Mario tomó un rifle calibre .22 y le disparó en el pecho a su cuñado Eduardo, quien a pesar de ello trató de quitarle el arma de fuego a su agresor.
En ese instante, Mario le volvió a disparar en la cabeza, por lo que Eduardo cayó al suelo mortalmente herido.
De inmediato, el agresor escapó del lugar en una camioneta Chevrolet Tahoe, color blanco.
Familiares de la víctima llamaron a los servicios de emergencia, arribando momentos después al lugar de los hechos varias patrullas de la Policía Estatal y de la Policía Preventiva Municipal de Aguascalientes.
Asimismo, arribó una ambulancia del ISSEA, a bordo de la cual el lesionado fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde murió poco antes de las 8 de la noche.
A fin de realizar las diligencias correspondientes e iniciar con las investigaciones, acudieron a dicho nosocomio los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del MP de Hospitales.
Mientras tanto, policías estatales y policías preventivos implementaron un gran despliegue por la zona norte y poniente de la ciudad, a fin de ubicar al agresor, pero con resultados negativos.
El cadáver de Alfonso fue trasladado al SEMEFO, donde se le realizó la necropsia correspondiente.