David Loji
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Infiniti agrega la nueva versión 400 Sport, que se convierte en la variante más elevada de la familia Q50.
El nombre se deriva de la potencia del nuevo motor V6 twin turbo de 3.0 litros con inyección directa de combustible y control electrónico variable de las válvulas.
Los 400 hp se desarrollan a las 6 mil 400 rpm y vienen acompañados de 350 libras-pie de torque de las mil 600 a las 5 mil 200 revoluciones.
Tiene transmisión automática de 7 velocidades con control manual y “Paddle Shifters”, que agrega la función “Downshift Rev Matching” para una conducción deportiva más controlada.
El flujo de aire del motor es más eficiente de principio a fin, pues tiene una toma de admisión con capacidad adicional y un sistema de escape de mayor flujo y con mejor acústica.
Cuenta con sistema ASE de control activo de ruido que usa al sistema de audio para introducir frecuencias de valor opuesto al sonido desagradable para contrarrestarlo.
Además se agregan por las bocinas del radio notas deportivas del motor para una sensación más emocionante. Funciona de manera sutil y efectiva.
Ofrece un selector de modalidad de conducción con modo Normal, Sport, Sport + y Personal, está última para que el conductor memorice sus preferencias.
Se controlan parámetros como respuesta de la dirección, acelerador, transmisión, escape, suspensión y control de tracción y estabilidad.
La dirección adaptativa es del tipo “drive by wire”, sin conexión mecánica entre el volante y las ruedas.
En el modelo 2017 ha sido mejorada y ofrece una sensación de manejo más natural, además de ser más rápida.
Esta versión cuenta con suspensión dinámica digital, que tiene amortiguadores variables. Una válvula externa controla el nivel de firmeza y mantiene la carrocería más plana en curvas además de ofrecer movimientos más uniformes. Infiniti ofreció una prueba de manejo de todos sus modelos en Centro Dinámico Pegaso en Toluca y el más llamativo fue este nuevo sedán deportivo.
Se ofrecieron 3 vueltas de un largo circuito en las tres modalidades de manejo, que fueron Normal, Sport y Sport +.
La calibración de dirección, acelerador, escape, suspensión, transmisión y control de estabilidad se volvió gradualmente más deportiva en cada programa de conducción.
No sorprende que con sus 400 hp el V6 twin turbo ofrece rápida y vigorosa aceleración; aún desde el arranque se siente generoso pues el torque máximo ya está disponible desde las mil 600 rpm.
Sin embargo, negociar las curvas cerradas y rápidas requería de ajustes constantes del acelerador y las modalidades Sport y Sport +, ofrecían una mayor rapidez de respuesta.
El sonido del motor en modalidad normal es emocionante y empieza con un grave rugido que se va volviendo más agudo conforme suben las rpm.
Conforme se seleccionan las modalidades deportivas la nota se vuelve más intensa y sonora. La suspensión se vuelve más firme y con movimientos más controlados al seleccionar las modalidades superiores.
El control de tracción y estabilidad se va volviendo menos sensible y permite mayor deslizamiento y derrapes del auto, ya que interviene con menor frecuencia.
Y en pista se puede aprovechar a la perfección esta función, volviendo más divertida la conducción, pues permite jugar con el coche. En modo Sport + se pudo barrer el auto lateralmente y hacer leves coleteos, además de que la dirección tuvo una respuesta realmente rápida y firme.
El Infiniti Q50 400 Sport ya está a la venta en México a un precio de lista de 821 mil 900 pesos.
En conclusión, esta nueva versión ofrece una experiencia de manejo más intensa y divertida.