Más del 80% de las mujeres vinculadas a un hecho delictivo son inocentes, pues fueron víctimas de violencia por cuestiones de género y lamentablemente reaccionaron con una conducta tipificada dentro de los códigos penales, consideró Claudia Domínguez, académica e investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UNAM).
Dijo que en el País falta un trayecto largo por recorrer en materia de justicia para las mujeres, ya que, cuando se enjuicia a una mujer que durante años ha sido sometida a un clima de violencia, a la hora que reacciona, los juzgadores no consideran su entorno ni su experiencia previa, que en gran medida determina una reacción que al final de cuentas es considerada como delito, sin considerar su entorno y su experiencia previa.
Durante la sexta sesión de capacitación de la Clínica Jurídica especializada en Derechos Humanos y Perspectiva de Género, programa bajo la coordinación del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes (OVSGA), la catedrática consideró que ante este tipo de deficiencias en el Sistema de Justicia, es imprescindible que quienes estén a cargo de impartir justicia a las mujeres, cuenten con conocimientos especializados que les permitan emitir sentencias más apegadas a la realidad de violencia que viven miles de mujeres en el País.
Aunque hay mujeres que comenten un hecho delictivo con pleno conocimiento, conciencia o incluso con premeditación, alevosía y ventaja, la catedrática señaló que en más del 80% de los casos de mujeres en reclusión se presentó impunidad en la impartición de justicia, pues no se analizó el contexto de cada uno de los procesos.
Al respecto, explicó que muchos de los delitos imputados son consecuencia de un suceso anterior de violencia, como el homicidio de parentesco en defensa propia o cuando se criminaliza el aborto presentando el cargo por el que se acusa a una mujer como homicidio, por lo que la impartición de justicia no ha reconocido ni considerado la violencia de género subyacente a la comisión del hecho delictivo.
Al destacar la importancia de la Clínica Jurídica en Aguascalientes, Claudia Domínguez apuntó que es necesario que las abogadas, antropólogas, psicólogas, sociólogas, puedan formarse y con ello inmiscuirse de manera colegiada y poder establecer una estrategia de defensa con perspectiva de género, que dé cuenta del contexto de violencia en el que vivieron las mujeres que están en situación de reclusión o enfrentando un proceso judicial en su contra.
Para la abogada especialista en justicia para mujeres, el principal problema para que las mujeres tengan acceso a la justicia es la falta de sensibilización, formación, capacitación y profesionalización de jueces y magistrados en perspectiva de género, por ello se requiere un arduo proceso de reflexión y el análisis causal objetivo que permita determinaciones judiciales bajo una perspectiva de género y con apego a los derechos humanos.