Hombres y mujeres consagrados al servicio de Dios, han hecho su recorrido dentro de la peregrinación en honor a la Virgen de la Asunción, dejando a su paso su ejemplo de entrega y devoción a Jesús y a su madre Santísima.
En el sexto día correspondiente al Quincenario de la Asunción y fecha instituida como día de fiesta por la transfiguración del Señor, las congregaciones de religiosas Aliadas Carmelitas Descalzas de la Santísima Trinidad, Hermanas de la Visitación de Marías y Misioneras Hijas de la Purísima Virgen María, caminaron entonando hermosos cánticos interpretándolos con el acompañamiento de sus mandolinas, en los que reflejaban su amor a la madre de Dios.
La puerta de la Catedral Basílica se abrió a la llegada de los peregrinos, quienes fueron recibidos con una lluvia de agua bendita que mojó parte de sus hábitos.
El vicario episcopal de la Vida Consagrada y párroco del Templo del Espíritu Santo, Manuel Aranda se encargó de dar la bienvenida a los hombres y mujeres dedicados al servicio de Dios, a nombre del Excelentísimo señor obispo José María de la Torre Martín y del vicario general, Raúl Sosa Palos.
Como hombre consagrado, ofreció una homilía encaminada al deber que tienen como elegidos por el Creador para llevar su palabra a todos los rincones de la tierra.
“Es preciso que los consagrados vivan con la realidad del mundo para poder llegar a la gloria del cielo, es preciso llevar con responsabilidad este compromiso que debe ser testimonio creíble del amor de Dios para todo el mundo”, les recalcó.
Invitó a los presentes a pedir a Dios por intercesión de María, apartar las tentaciones de una vida cómoda dentro de sus congregaciones, sino que por el contrario ser signos visibles y ejemplos vivos para transformar la realidad de la humanidad.
Así mismo, el primer sábado del Quincenario Mariano, los pequeñitos del Catecismo, acólitos y Pastoral Profética, hicieron lo propio al participar de la solemne misa al medio día, eucaristía que se tornó emotiva, al contemplar el fervor que los niños de alma pura, manifiestan a la Patrona de Aguascalientes.
De igual manera, los obreros de Aguascalientes, obreros guadalupanos, miembros de las industrias panadera y de diversos ramos, al igual que la Cámara de la Industria del Vestido, participaron en la peregrinación vespertina, contagiando su entusiasmo a los espectadores y llevando su ofrenda a la santísima Virgen.