A pocos días de terminar con el quincenario mariano en honor a la Virgen de la Asunción en este año jubilar de la Misericordia, centenares de fieles se congregan en la Catedral Basílica para rendir pleitesía a la Madre de Dios.
En el duodécimo día, las peregrinaciones de las Parroquias de Reina de los Mártires, Maravillas, Jesús María, Gómez Portugal (Margaritas), San Francisco de los Romo y sus diferentes capellanías, se hicieron presentes en punto de las 17:00 horas a las puertas de la iglesia de la Patrona de los aguascalentenses para dejar su ofrenda, algunos de ellos con sus pies desnudos como signo de humildad.
La celebración de la santa misa, corrió cargo del Arzobispo Emérito de San Luis Potosí, Monseñor Luis Morales Reyes, quien a las puertas de la casa de Dios, acudió para dar el cálido recibimiento a los peregrinos e invitarlos a pasar y ser testigos de la palabra de Dios, al igual que los presbíteros, José Cruz Buendía y Sergio Macías Maldonado de Nuestra Señora de Guadalupe de Maravillas, Francisco Javier Ortiz de la Parroquia de Maravillas (La Guayana), José Vázquez Fonseca, Francisco Gámez Flores, de Nuestra Señora de Guadalupe de San Francisco de los Romo y Julio Guerrero Esparza de Santa María Reina de los Mártires.
En su mensaje, recordó que en este año de la misericordia se trata de examinar el corazón de cada uno y a pensar con humildad en lo que le hemos ocultado a Dios y a decir, “Salva Madre de Misericordia, Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra”, como solicitud a ella de bondad hacia nosotros.
Exhortó a que, al igual que San Agustín imploró a Dios:“Ay, de mí, Señor, ten Misericordia de mí, no te oculto mis llagas, tú eres médico, yo estoy enfermo, tú eres misericordioso, yo soy miserable”.
Con estas peticiones elevó sus oraciones a María para seguir venerando junto con los fieles católicos en este quincenario, parta que por su intercesión con su hijo, puedan ser humildes ante Él y les conceda ser fieles a su palabra.
A las 19:00 horas, las parroquias de Nuestra Señora del Tepeyac, Sagrado Corazón (Cumbres) San Juan Bautista, Santa María Asunta, San Agustín, Santa Eduviges, Santos Ángeles Custodios, Santa María Estrella de la E., San Juan Palo II, Emperatriz de América y Puertecito de la Virgen, hicieron su arribo al atrio del templo, luego de caminar previamente en peregrinación, para culminar su andar con la solemne misa con cánticos a María como muestra de amor hacia la madre del Salvador.